Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Ciudad de México le da a MLB un maratón de 11 jonrones entre Gigantes y Padres

Ciudad de México le da a MLB un maratón de 11 jonrones entre Gigantes y Padres

El lanzador abridor de los Gigantes de San Francisco, Sean Manaea, lanza una pelota durante una sesión de práctica en el Estadio Alfredo Harp Helu, el viernes 28 de abril de 2023, en la Ciudad de México. (Foto AP/Fernando Llano)

CIUDAD DE MÉXICO — Con coloridas máscaras de luchadores en las gradas llenas, vendedores que ofrecían cervezas y una banda de mariachis que atraía a la multitud entre la segunda y la tercera entrada, no cabía duda de dónde jugaron béisbol los Gigantes de San Francisco el sábado por la tarde.

«Puedes encontrar de todo, desde sombreros de vaquero hasta ropa de gorila, grandes cabezas hinchables que usan los hombres y pequeñas matracas tipo maraca, especialmente aquí en México», dijo Sergio Romo. Se desempeñó como el embajador favorito de la multitud en este viaje de la herencia mexicana (fue acosado por fanáticos en todo momento y estimó que firmó «dos horas» de autógrafos).

Con los Giants designados como equipo visitante, y los perdedores 16-11 de un maratón de jonrones contra los Padres de San Diego, al menos las tres cuartas partes de la base de fanáticos no malinterpretaron las preferencias de arraigo, lo que le dio a los latinos de los Padres una gran ovación. -Alineación cargada e incluso esparcida algunos abucheos cuando aparecían jugadores de los Giants en el marcador. Pero la emoción por el primer juego de la MLB en la capital mexicana de 22 millones fue palpable desde el momento en que se abrieron las puertas para el final después de 3 horas y 44 minutos.

El estadio de béisbol tenía capacidad para 19,611 fanáticos (capacidad para 20,233), algunos apoyando a los Giants.

READ  Virus corona en Argentina | Santiago Capiro recibe a ministros de salud y funcionarios municipales y provinciales antes de que se intensifique el caos en AMBA

Fabian Mazzini, de 22 años, creció aquí en la Ciudad de México, donde comenzó a tomar clases de arte a los 5 años y tuvo su primera exposición a los 9. Usó esos talentos para crear una especie de recuerdo, pintando el logo de los Giants en la parte delantera de un sombrero de vaquero de paja, un accesorio popular aquí. Tomando un lugar en el banquillo de los Giants antes del juego, lo llenó con varios autógrafos de los Giants, incluido el de Romo, quien incluso lo diseñó en su propia cabeza.

«Eso estuvo muy bien», dijo Romo.

«No tenemos la oportunidad de jugar este nivel de béisbol aquí», dijo Maciny, asistiendo a su primer juego de la MLB. “Aquí en la ciudad no es un deporte tan popular. Pero en todo el país, diría que el primer deporte es el fútbol, ​​luego el béisbol. Es el más popular”.

Las entradas para la tan esperada serie de dos partidos se agotaron al instante.

Alex Lourdeaux, un fanático de los Gigantes nacido y criado en el Área de la Bahía, dio la alarma y aún así se perdió los boletos VIP, que originalmente estaban agotados. Se mudó a México hace seis años y sintió una oportunidad única de ver el club de su ciudad natal, por lo que él y su familia tomaron un vuelo de aproximadamente dos horas desde Playa del Carmen para asistir a dos juegos este fin de semana.

«Solía ​​ir a Candle Park cuando era niña», dijo. «Es asombroso. Cuando anuncien este juego, ¿cuándo saldrán a la venta las entradas? Estoy totalmente de ir a. Bienvenidos gigantes a México.

Todos los asistentes reconocieron el ritmo de la banda que comenzó a sonar justo antes del primer lanzamiento ceremonial, y terminó con una alfombra roja bordeada de bengalas después de que los jugadores salieran al campo para las presentaciones del Día Inaugural. Fue el sencillo debut de Romo, «El Mechan», seguido de «Hell’s Bells» de AC/DC, una pista de calentamiento para el cerrador del Salón de la Fama de los Padres, Trevor Hoffman. Los ex cerradores de ambos equipos lanzaron primeros lanzamientos dobles, lo que Romo dijo que fue lo más destacado de un día abrumador pero muy gratificante. Comenzó mamba en el tatami al ritmo de su canción favorita.

«Empecé a jugar muy emocionado», dijo Romo.

Eso pareció resumir los sentimientos de todos los asistentes el sábado, quienes presenciaron el equivalente al derby de jonrones.

Jugando a 2,000 pies sobre el Coors Field de Colorado, un estadio con dimensiones similares a los confines del Great American Ballpark de Cincinnati, el más/menos de las carreras del sábado se fijó en 17.5. Los equipos llegaron a la cima en la parte alta de la quinta cuando Manny Machado siguió con un jonrón de Fernando Tatis Jr.

Los Giants iban y venían dos veces.

Brandon Crawford casi se convirtió en el poseedor del récord de más jonrones en la historia de la MLB con una bola curva en la línea del jardín derecho en la tercera entrada. Rodeó todas las bases, solo para ser llamado de regreso al plato después de que la revisión del video dictaminó que era una falta. Pero él no será negado. En el siguiente lanzamiento, lanzó un tiro de 455 pies entre el jardín izquierdo y central, el primero de 11 jonrones entre los dos equipos el sábado, seguido de seis jonrones a Lamonte Wade Jr. En un juego de nueve entradas.

READ  IGD impulsa la evolución de la lotería en México al expandir su acuerdo de servicio completo con Lotinal

Después de quedarse atrás 10-8, los Giants recuperaron la ventaja en la parte alta de la séptima con jonrones consecutivos de Blake Sabol y David Villar.

Mirando desde la fila de la prensa en la cuarta entrada, Romo comentó: «Oh, Dios mío», cuando Mitch Haniger envió un jonrón tres cuartos por las gradas del jardín izquierdo.

“Bueno, esa pelota también cae en los Estados Unidos. «Cualquiera que sea el estadio en el que esté la pelota», dijo Romo. «Pero tienen que hacer algo con la altura aquí, como lo hacen en Colorado».

Romo imaginó un escenario en el que Major League Baseball vendría a tiempo completo a la ciudad más grande de América del Norte. Dada la pasión que mostró la base de fanáticos el sábado en su primera experiencia con la MLB de temporada regular, estaba considerando expandirse.

«Siento que si trajeran un equipo, y creo que la ciudad es muy talentosa y tiene el talento, la base de fanáticos, la gente. Hay comodidades por todas partes: templos aztecas, catedrales, excelentes rutas de senderismo, excelente comida, ir de compras, todo al respecto», dijo Romo. «Imagínese un estadio de béisbol de las Grandes Ligas en un lugar como este, se agotan todas las noches. ¿Usted sabe lo que quiero decir?»