Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

White Holes – Carlo Rovelli nos lleva en un viaje al espacio y al tiempo

White Holes – Carlo Rovelli nos lleva en un viaje al espacio y al tiempo

Abre el Editor’s Digest gratis

En los últimos años, los agujeros negros han dominado de manera convincente el discurso científico y popular sobre la cosmología y la naturaleza del universo. Para muchas personas, estos extraños objetos, que acumulan materia en un espacio pequeño con tanta densidad que nada puede escapar a la fuerza de su gravedad, son las cosas más fascinantes del espacio.

Aunque algunos físicos comenzaron a predecir la existencia de agujeros negros hace un siglo, como resultado de la teoría de la relatividad de Einstein, se necesitaron muchas décadas de observaciones astronómicas para trascender las matemáticas y producir evidencia convincente de que el universo en realidad contiene una gran cantidad de agujeros negros. Incluso hace 20 años, muchos científicos dudaban de su realidad; Hoy en día, casi todo el mundo está convencido no sólo de su existencia, sino también de que desempeñan un papel esencial en la formación de estrellas y galaxias, e incluso en la distribución general de la materia en el espacio.

Ahora la especulación científica se centra en objetos que representan el hipotético opuesto de los agujeros negros: los agujeros blancos, en los que la materia no puede entrar pero que eventualmente saldrá. El jefe de los revendedores es Carlo Rovelli, un físico teórico italiano que también es un maestro en la escritura de ciencia ficción.

Rovelli Agujeros blancos Explora el tema en su estilo característico que combina poesía, ficción, filosofía y física desafiante, lo que lo coloca a la vanguardia de una nueva ola innovadora de autores que acercan la ciencia a los lectores en general. Nos guiamos por Dante Divina Comedia Así como la relatividad y la mecánica cuántica. Este pequeño volumen debe ser el libro más inusual publicado este año por un erudito importante.

«La hipótesis de que los agujeros negros pueden volverse blancos… me parece muy hermosa. No sé si es cierta», escribe desarmadoramente. «Nadie ha visto nunca un agujero blanco. hasta ahora.»

READ  Los fósiles muestran que un insecto del Jurásico estaba poniendo huevos en sus patas

Antes de profundizar en los agujeros blancos, Rovelli explora los agujeros negros, de los que se obtuvieron imágenes por primera vez en 2019. Se forman cuando el material que forma las estrellas masivas o el centro de una galaxia cae sobre sí mismo hasta que la gravedad supera otras fuerzas fundamentales que lo mantienen estable. Los componentes de la materia están muy separados. Después de eso, ni siquiera la luz pudo escapar.

Rovelli toma prestado el lenguaje de Dante para describir la geometría del espacio dentro de un agujero negro, «allí abajo, en el mundo ciego». Más precisamente, las ecuaciones de Einstein indican que un agujero negro no es una bola o una esfera, sino más bien un embudo que se hace más largo y estrecho con el tiempo. Debajo está la llamada singularidad, «la última profundidad y la guarida más oscura. La más alejada del cielo que todo lo rodea», como describe Dante el círculo más profundo del infierno.

Luego viene el salto especulativo de Rovelli más allá de Einstein. Invoca la rareza contraintuitiva de la física cuántica para sugerir que cuando la materia se comprime más allá del límite de presión permitido, se produce un rebote. El negro se vuelve blanco, justo cuando Dante ve a Beatrice y de repente es bañado por la luz del sol, y «volamos al otro lado del espacio y el tiempo».

Aprendemos que un agujero blanco es un agujero negro en el tiempo invertido. Nada puede escapar de un agujero negro hasta que de repente se vuelve blanco debido a fluctuaciones cuánticas. Después de eso, nada puede entrar y, para un hipotético observador dentro del agujero, el tiempo corre hacia atrás.

READ  El asteroide de 43 pies más cercano a la Tierra, revela la NASA; Esto es lo que sabemos

¿Cuánto tiempo es probable que duren los agujeros blancos antes de expulsar su contenido en una explosión de materia y energía? Aún se desconoce. No está claro si esta sustancia volverá a aparecer en nuestro mundo o en otro. Rovelli escribe que es posible que el Big Bang que lanzó el universo fuera un rebote cósmico similar («el Gran Rebote») de un universo anterior.

Según Rovelli, es posible que haya miles de millones de agujeros blancos flotando en el espacio exterior. Al igual que los agujeros negros, su existencia afectará en gran medida la estructura y el desarrollo futuro del universo. Su masa combinada puede ser suficiente para hacer una contribución significativa a la misteriosa y aún no observada «materia oscura» que se sabe que impregna el universo a través de efectos gravitacionales.

Agujeros blancos No agradará a todo el mundo, como admite el propio Rovelli. Elimina tanta jerga física como sea posible, con el argumento de que los no científicos pueden encontrar esos detalles engorrosos, mientras que los expertos «quieren una perspectiva nueva» sin lenguaje técnico. Esto molesta al «tipo promedio de lector», como los estudiantes de física, «porque es triste ver los detalles que uno se ha saltado y ha estudiado minuciosamente y encontrar las cosas presentadas de una manera diferente a la de las Escrituras».

Para mí, alguien a quien Rovelli probablemente considera que sus conocimientos de física son medios, el libro fue a veces difícil de seguir. A veces me molestaba que no respondiera preguntas obvias, como qué haría falta para que los astrónomos detectaran y luego confirmaran la existencia de un agujero blanco.

READ  El estudio de la enana blanca indica que los planetas son tan viejos como sus estrellas • The Register

Pero el argumento general a favor Agujeros blancos Claro. Al igual que los libros anteriores de Rovelli, su estructura y lenguaje (gracias en parte a su traductor de mucho tiempo Simon Carnell) tienen un encanto que encontré irresistible. Ninguno coincide con la forma en que Rovelli describe el pensamiento creativo e imaginativo detrás de la física teórica.

Agujeros blancos: dentro del horizonte Escrito por Carlo Rovelli, traducido por Simon Carnell, Allen Lane £ 14,99, 160 páginas

Clive Cookson es redactor científico senior del Financial Times.

Únase a nuestro grupo de libros electrónicos en Facebook en: Café de libros FT