Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

¿Será suficiente la financiación climática?

El concepto de financiación climática es relativamente nuevo y, en las últimas tres décadas, esta cuestión ha pasado a primer plano al abordar el cambio climático y su impacto.

En 1992, se lanzó inicialmente el Fondo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) para hacer frente a los impactos del cambio climático. La estrategia de abordar el cambio climático mediante el establecimiento de fondos puede haber sido fructífera al principio. Por esta razón, en la última mitad del siglo pasado y principios de este nacieron muchos fondos como el Fondo para los Países Menos Desarrollados, el Fondo Verde para el Clima y el Fondo de Adaptación.

Pero más tarde, cuando el problema del cambio climático y su profundidad comenzaron a revelarse al mundo a través de la investigación científica, quedó claro que el impacto del cambio climático no podía abordarse confiando únicamente en estos pequeños fondos.

Basándonos en las fuentes de todos estos estudios científicos, estamos empezando a aprender sobre los impactos multifacéticos del cambio climático. También reconocimos que el impacto del cambio climático es global, pero no todos tienen la misma responsabilidad.

De ahí que el concepto de financiación climática cobre mayor importancia a la hora de abordar este problema global.

A pesar de las diferencias en los métodos contables, todos los expertos coinciden en que se necesitan entre 2,7 y 3 billones de dólares al año para abordar los efectos del cambio climático. Los países desarrollados no dudaron en aceptar su responsabilidad por el calentamiento global.

Como resultado, en la Decimoquinta Conferencia de las Partes (COP 15) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en Copenhague en 2009, los países desarrollados se comprometieron con el objetivo colectivo de movilizar 100.000 millones de dólares anuales para 2020 para la acción climática en los países en desarrollo. en el contexto de una mitigación significativa. Procedimientos y transparencia en la implementación.

Este objetivo se formalizó en la COP 16 en Cancún, y en la COP 21 en París, fue confirmado y extendido hasta 2025. La cuestión del financiamiento climático está comenzando a ganar importancia principalmente con los países desarrollados comprometiéndose a invertir 100 mil millones de dólares anualmente en los países en desarrollo. .

READ  Cumbre Japón-África abre ventana de negocios

Pero, curiosamente, la CMNUCC ha podido convencer a los países en desarrollo de aceptar asumir la responsabilidad de abordar el cambio climático en su acuerdo a pesar de ser responsables de emisiones de carbono mucho menores.

Desde el inicio de las negociaciones, la comunidad reconoció que para que la participación sea efectiva y segura, cualquier acuerdo global sobre cambio climático debe ser visto como justo por los países que participan en él. Por lo tanto, la CMNUCC tiene en cuenta las responsabilidades comunes pero diferenciadas de los países y sus respectivas capacidades (CBDR-RC).

El principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas y capacidades comunes reconoce que todos los países tienen la obligación común de abordar el cambio climático, pero niega que todos tengan la misma responsabilidad. Como resultado, todos los países del mundo, ricos y pobres, comenzaron a expresar su determinación de invertir recursos del mercado interno, así como de movilizar recursos del exterior mediante la formulación de Contribuciones Nacionalmente Determinadas. El financiamiento climático se ha vuelto cuantitativamente más amplio, combinándose la inversión nacional y extranjera.

La CMNUCC también puede involucrar al sector privado en el financiamiento climático “haciendo que los flujos financieros sean consistentes con el camino hacia la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y el desarrollo resiliente al clima” según el párrafo 2.1c del Acuerdo de París.

Aunque el sector privado no es parte signataria individual o colectivamente, en el Artículo 2.1c, los estados signatarios aceptan la responsabilidad de incluir al sector privado en el financiamiento climático. El Acuerdo de París puede institucionalizar la financiación climática mediante la creación de una vía de financiación triple: el sector nacional, el extranjero y el privado.

A pesar de la institucionalización del financiamiento climático a través del Acuerdo de París, vemos una amplia brecha entre expectativas y logros. Los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico muestran que el mundo desarrollado proporcionó sólo 58.500 millones de dólares en financiación del mundo desarrollado en el año posterior al Acuerdo de París.

READ  Después de la prohibición de Dubai, EE. UU. impuso restricciones para viajar a Kenia a bordo de Covid

Sin embargo, en los años siguientes, esta financiación aumentó drásticamente y alcanzó los 89.600 millones de dólares en 2021, muy cerca de la promesa de 100.000 millones de dólares. Desafortunadamente, los países desarrollados nunca alcanzaron el tan esperado umbral de 100 mil millones de dólares. Además, no vemos ningún plan detallado sobre cómo lograr la diferencia entre los fondos prometidos y los fondos comprometidos realmente generados cada año.

Mientras tanto, Oxfam ha planteado dudas sobre el informe de la OCDE con su Informe sobre el financiamiento climático en la sombra 2023. Afirman que los 83.300 millones de dólares que el mundo desarrollado afirma proporcionar en 2020 no han sido razonablemente fundamentados. La organización cree que la cantidad puede oscilar entre 21.000 y 24.500 millones de dólares en términos reales.

Lejos de decir que la supuesta cooperación financiera de los países desarrollados no es suficiente, el tema de la justicia también se debate de cerca estos días. Muchos expertos creen que además de la cantidad de dinero, es importante considerar cómo se gasta el dinero. Oxfam también afirmó en su informe antes mencionado que la cantidad de financiación gastada por el mundo desarrollado es muy baja.

Además, una gran parte de la ayuda financiera solicitada por el mundo desarrollado se ha proporcionado en forma de préstamos, y una gran parte de estos préstamos se han identificado como préstamos no concesionarios. Estas diferencias en materia de información y procedimientos crean distancia entre los países desarrollados y los países en desarrollo.

Bajo el concepto de “responsabilidades comunes pero diferenciadas y capacidades respectivas”, la mayoría de los países de ingresos bajos y medianos han comenzado a invertir con recursos internos. La contribución de los países en desarrollo asciende ahora a nada menos que 100.000 millones de dólares al año. La participación de los países en desarrollo en la financiación climática es importante y alentadora, a pesar de las limitaciones económicas que enfrentan, pero el sentido de responsabilidad de los países desarrollados, cuya participación ha sido muy deseable, sigue siendo cuestionable.

Pero sería injusto no elogiar a los países desarrollados por crear políticas favorables para fomentar el financiamiento climático del sector privado. El informe CPI (2021) Global Climate Finance Landscape 2021 muestra que la inversión en financiación climática del sector privado alcanzó los 274 mil millones de dólares en 2017/18 y los 310 mil millones de dólares en 2019/20. Esta inversión incluye instituciones financieras sectoriales y comerciales e incluso participación individual. No sería un error suponer que la mayor parte de la inversión del sector privado se produjo en los países desarrollados.

READ  Kremlin: Es probable que Ucrania y Rusia inicien conversaciones cara a cara el martes | Ucrania

Donde los países en desarrollo están completamente atrasados. Además de las limitaciones de recursos, se puede suponer que desarrollar su capacidad para desarrollar políticas de apoyo que involucren al sector privado llevará algún tiempo.

También es cierto que el valor económico del dinero y los recursos que las personas marginadas de los países en desarrollo invierten para protegerse del cambio climático no se puede medir razonablemente.

Esto implica que la falta de financiación climática no retrasará el calentamiento global. La naturaleza seguirá a su propio ritmo y la Tierra irá perdiendo paulatinamente la habitabilidad humana. Por tanto, el problema no se puede resolver culpando a alguien por la discapacidad.

Por lo tanto, crear áreas nuevas y adicionales de financiamiento climático y aumentar el alcance del financiamiento climático es una necesidad urgente. Observaremos que, además de presionar a los países desarrollados para que proporcionen fondos adicionales, también se están realizando esfuerzos para crear nuevas áreas de financiación climática.

Las instituciones financieras internacionales ya han comenzado a cambiar sus modelos de negocios para apoyar el financiamiento climático. Varias ideas nuevas, como canjes de deuda, bonos verdes, préstamos ultra blandos, seguros climáticos, garantías y ofertas de deuda, se están volviendo populares día a día.

A través de estos cambios, el financiamiento climático seguirá evolucionando como un concepto más fuerte y multidimensional. Si se produce esta transición, tendremos una respuesta sobre cuánto “financiamiento climático” permitirá al mundo alcanzar el cero neto.

El autor es un experto certificado en financiación de la adaptación climática y miembro del Programa de Prosperidad Climática (CPP) del Climate Vulnerable Forum..