Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Se necesita una acción climática audaz para evitar futuras crisis de salud

Ideas y discusión

Se necesita una acción climática audaz para evitar futuras crisis de salud


climatizado

resumen

  • Ahora sabemos mejor cuán vulnerables somos como especie, y debemos reconocer que nuestra vulnerabilidad empeora cuando no abordamos las amenazas globales a través de respuestas globales.
  • Según la Organización Mundial de la Salud, entre 2030 y 2050, los efectos del cambio climático matarán a más de 250 mil personas cada año.
  • Millones de familias perderán sus medios de subsistencia y se hundirán en la pobreza, ampliando las desigualdades sociales existentes de manera que el impacto de la COVID-19 palidecerá en comparación.

Covid-19 ha sido un control de la realidad para cada uno de nosotros. Le hemos recordado una verdad básica: que la salud pública es asunto de todos. No podemos tratarlo como un problema que solo debería preocupar a los expertos en salud pública.

La pandemia ha llevado al límite los sistemas de salud existentes. Casi puso de rodillas a la economía mundial. Ella reveló audazmente las fortalezas y debilidades de la condición humana.

Ahora sabemos mejor cuán vulnerables somos como especie, y debemos reconocer que nuestra vulnerabilidad empeora cuando no abordamos las amenazas globales a través de respuestas globales.

Con esta “nueva sabiduría”, ¿cómo podemos abordar el cambio climático, que es una crisis aún mayor que enfrenta la humanidad hoy en día? Según la Organización Mundial de la Salud, entre 2030 y 2050, los efectos del cambio climático matarán a más de 250 mil personas cada año.

Estas personas morirán de desnutrición, malaria, diarrea y estrés por calor, deshaciendo décadas de frágil progreso hacia la salud mundial, la producción de alimentos y la reducción de la pobreza. El cambio climático causará un enorme daño a las economías del mundo.

Millones de familias perderán sus medios de subsistencia y se hundirán en la pobreza, ampliando las desigualdades sociales existentes de manera que el impacto de la COVID-19 palidecerá en comparación. En los países en desarrollo, la estabilidad política actual, la inseguridad alimentaria, del agua y de la vivienda hacen que el panorama sea aún más sombrío.

Las economías en desarrollo serán las más afectadas hasta ahora con menos del cuatro por ciento de las emisiones globales de carbono, las que menos contribuyen al calentamiento global.

Aquí hay una analogía simple: imagine el cambio climático como un gran misil asesino que se precipita hacia la Tierra. Tras el contacto, encontró a algunas personas viviendo en búnkeres subterráneos de acero reforzado y hormigón, y otras en viviendas básicas sobre el terreno.

Los países en desarrollo son los últimos. Resistirán el mayor impacto porque tienen menos cojines, o poderosos mecanismos de amortiguación y adaptación, para resistir las «ondas de choque» del misil.

Giro de la trama: incluso aquellos de nosotros que podemos construir búnkeres no estaremos seguros a largo plazo, ¿para qué sirve un planeta mortal?

ecosistemas prósperos

Los mejores cojines que tenemos contra el cambio climático ya están en la naturaleza. Los ecosistemas florecientes con bosques, lagos y arrecifes de coral saludables son la mejor protección contra el cambio climático y son esenciales para la salud y la supervivencia humana. Pero si continuamos destruyendo la naturaleza, la naturaleza eventualmente nos destruirá a nosotros.

Ya podemos ver esto en los patrones climáticos actuales a medida que la sequía asola el Cuerno de África, poniendo a aproximadamente 26 millones de personas en riesgo de morir de hambre y de hambre y diezmando la vida silvestre.

A medida que el mundo corre para acabar con el covid-19, mostrando hazañas inolvidables de determinación, colaboración y velocidad global, sabemos que el covid-19 en cualquier lugar significa que el covid-19 puede ocurrir en todas partes. ¿Somos lo suficientemente audaces para aplicar el mismo pensamiento al cambio climático?

Mientras preparamos los sistemas de salud para hacer frente a futuras pandemias, ¿los estamos preparando también para ser resilientes frente al calentamiento global? Ahora es el momento de aprender las lecciones de la pandemia y utilizarlas para mejorar la gestión del clima a nivel local, regional y global.

Al igual que el Covid-19, el cambio climático es un problema global que necesita soluciones globales. Ninguno de ellos puede resolverse hasta que todos nos unamos y hagamos nuestra parte.

La experiencia ha demostrado que podemos superar obstáculos aparentemente insuperables cuando nos unimos y trabajamos hacia una meta global; ¿Cuál es el mayor objetivo de salvar nuestro planeta, el único hogar que tenemos?

Como potencia económica en el África subsahariana, Kenia puede influir en la gestión del clima. Pero primero, necesitamos una postura clara y proactiva sobre la acción climática en el frente interno. La caridad debe comenzar en casa. Kenia necesita desarrollar la voluntad política para impulsar el progreso hacia nuestro objetivo de cero emisiones netas para 2050.

Si bien estamos logrando un buen progreso, como lo demuestra nuestra inversión en energía limpia, debemos avanzar más rápido y con más decisión. Necesitamos una participación más reflexiva de múltiples partes interesadas y una mejor coordinación entre las agencias gubernamentales.

Si lo hacemos, veremos oportunidades increíbles para fortalecer e implementar políticas climáticas, particularmente aquellas que regirán las estrategias de resiliencia, mitigación y reducción de emisiones a largo plazo en línea con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Más allá de esto, Kenia debería invertir en mejorar los sistemas de monitoreo y alerta temprana para detectar amenazas para la salud asociadas con el cambio climático. Para que esto funcione, necesitamos datos más fiables.

Esto nos permitirá establecer intervenciones de salud para prevenir, en lugar de responder a, brotes de enfermedades a gran escala. Además, Kenia necesita demostrar su compromiso con este viaje actualizando las Contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés), nuestro Plan Nacional para la Acción Climática, cada cinco años.

Esto requerirá enormes inversiones en investigación e innovación para garantizar que las soluciones estén respaldadas por evidencia y, si bien puede ser una tarea abrumadora, es posible con una fuerte voluntad política y financiamiento estratégico.

Una acción climática audaz podría generar $ 26 billones en beneficios económicos globales de aquí a 2030. Kenia y el resto de África merecen una porción de este pastel. Podemos disfrutarlo si actuamos ahora. No esperemos cosechar donde no sembramos.

READ  El multimillonario nigeriano Tony Elumelu gana los premios TIME100 Impact