Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

¿Rescate del FMI? El largo coqueteo del estado con el prestamista mientras la economía se tambaleaba a lo largo de los años.

El logo del Fondo Monetario Internacional en la sede de la organización en Washington, DC, 16 de mayo de 2011. [Courtesy]

Si bien Kenia se unió al Fondo Monetario Internacional (FMI) en 1964, la institución tardó 20 años en acercarse a obtener su primer préstamo de rescate.

Las condiciones en las que se encuentra hoy el país, a excepción de la epidemia, son muy similares a las de la década de los ochenta, que se extendieron hasta la de los noventa. Estos contratos fortalecieron la relación de Kenia con el Fondo Monetario Internacional.

El FMI se ha convertido en el prestamista preferido cuando un país se encuentra en una situación financiera desesperada.

En la década de 1980, Kenia estaba experimentando una inflación récord, con El gobierno tiene problemas financieros Después de años de crecimiento estancado de ingresos.

En 1984, Kenia y Fondo Monetario Internacional Poniendo la pluma sobre el papel en un préstamo de 7 mil millones de chelines pagados en dos tramos; 3,5 mil millones de chelines en mayo y otra cantidad similar en agosto.

Después de eso, el estado tomó prestado de la fundación casi todos los años durante la próxima década. En el medio, Kenia enfrentó los efectos económicos paralizantes de suspender la ayuda de donantes bilaterales y multilaterales a raíz de las duras elecciones generales de 1992.

Ministro del Tesoro, Ukur Yatani. [Wilberforce Okwiri, Standard]

Musalia Mudavadi asumió el cargo de ministro de Finanzas un año después. Heredó la economía hecha jirones, con el aumento de los precios de los alimentos y otros productos básicos. Hubo un excedente de efectivo circulando en el mercado después de que el gobierno imprimió dinero para usar en las elecciones, lo que llevó a una hiperinflación porque demasiado dinero perseguía muy pocos bienes.

READ  JSC pelea árbitro contra entrevistas de CJ

Modavadi supervisó la privatización de empresas estatales, restauró la confianza de los donantes para recuperar la ayuda exterior y ayudó a simplificar la industria bancaria en un momento en que las tasas de interés llegaban al 45 por ciento en algunas instituciones. También se negó a pagar facturas gubernamentales pendientes por proyectos sospechosos.

Luego, Kenia se unió a los infames SAP, que se han implementado en gobiernos de todo el continente, incluidos Camerún, Ghana, Nigeria, Senegal, Tanzania, Zambia y Zimbabwe.

Estaba destinado a países que recibieron facilidades crediticias ampliadas del Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial.

Según los programas, el gobierno tuvo que comprometerse a reestructurar el sector público reduciendo drásticamente el servicio civil para reducir la masa salarial. Esto condujo a una reducción de los gastos en ministerios y departamentos gubernamentales. Otras reformas fueron la privatización de empresas estatales clave, la eliminación de los controles de precios y la eliminación de los controles de cambio de divisas para facilitar una integración más profunda de Kenia en la economía mundial.

En general, Kenia acudió al FMI 19 veces entre 1984 y mayo de 2021, cuatro de las cuales fueron para comprar una Facilidad de Crédito Extendida Especial para ajustes estructurales, como el acuerdo de 1984.

Cuando el Secretario del Gabinete de Finanzas Okur Yatani Al encontrarse en una posición incómoda como sus predecesores, el FMI fue un aliado necesario. Consiguió un acuerdo de 256.000 millones de NIS en abril, que se desembolsará durante tres años.