Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Primero sequía, luego inundaciones: la crisis climática agrava los problemas de los somalíes |  Inundaciones

Primero sequía, luego inundaciones: la crisis climática agrava los problemas de los somalíes | Inundaciones

En un campamento para desplazados internos en las afueras de la ciudad de Baidoa, en el suroeste de Somalia, Halima Abdi, de 57 años, camina por el complejo inundado para llegar a su hogar temporal. Está parcialmente sumergido en el agua, lo que le obligó a salir el día anterior.

La mayoría de sus vecinos se habían ido a buscar refugio en Baidoa, y mientras ella permanecía en el campamento casi vacío de chabolas dispersas, miró para ver lo que quedaba después de que la inundación arrasara con sus pertenencias.

“Tuvimos que huir después de tres días de fuertes lluvias que casi nos cobran la vida”, dijo a Al Jazeera Abdi, madre soltera de siete hijos. “Solo nos quedaron los pilares de la casa y las inundaciones arrasaron con todas nuestras pertenencias, incluidos utensilios, ropa de cama y ropa. “Salvé a mis hijos y los llevé a otra casa del pueblo”.

A principios del año pasado, Abdi acudió al campamento en busca de ayuda después de que una grave sequía destruyera su granja de maíz en la aldea de Manas, a unos 45 kilómetros (28 millas) al sur de Baidoa, y apenas podía conseguir algo para alimentar a sus hijos. Esta fue la peor sequía que el Cuerno de África había visto en cuatro décadas. Desde entonces, han dependido de la ayuda en forma de alimentos y medicinas para sobrevivir.

Hoy, su fortuna ha vuelto a menguar.

«No pudimos plantar nada debido a la falta de lluvia durante cuatro temporadas consecutivas, por eso vinimos al campamento en busca de una vida mejor. Está lloviendo mucho ahora que mi hogar temporal ya no está allí, y literalmente «Tengo que volver a nadar cuando llego a la carretera», añadió.

El cambio climático ha trastornado vidas y medios de subsistencia en toda la región en los últimos dos años. Las Naciones Unidas dijeron que 4,3 millones de personas, una cuarta parte de la población de Somalia, corren el riesgo de sufrir «un hambre de nivel crítico o algo peor» este año debido a la sequía y las inundaciones.

READ  Un hombre es acusado de matar a su hijo de 7 años en Francia

Los niños se encuentran entre los grupos más afectados y ahora corren «un mayor riesgo de contraer enfermedades», dijo Kevin McKee, director nacional de la ONG World Vision en Somalia.

Dado que estas inundaciones ocurren inmediatamente después de un período de sequía, la población más vulnerable de Somalia está una vez más expuesta a los impactos finales de la actual crisis climática. En la ciudad de Dolo, a unos 250 kilómetros (155 millas) de donde vive Abdi, Heba Shearer y sus cuatro hijos viven en la casa de su pariente y no tienen otro lugar adonde ir.

“No tengo nada para alimentar a mis hijos. Solía ​​dirigir un pequeño restaurante pero ya no funciona debido a las inundaciones y el costo de vida es muy alto porque las carreteras están intransitables”. Shearer (28 años) dijo a Al Jazeera.

«No hay agua potable para beber y todos los depósitos de agua están destruidos. El sistema de alcantarillado está completamente destruido y el número de personas que enferman está aumentando. Yo también enfermé y me diagnosticaron malaria, y estamos sufriendo. Por favor, ayuden».

Impactos en los medios de vida

Muchos somalíes atribuyen las inundaciones y la sequía a un acto de Dios, pero los analistas dijeron que las lluvias inusualmente intensas fueron causadas por el fenómeno de El Niño, un calentamiento periódico de las aguas superficiales del Océano Pacífico.

Según la agencia de gestión de desastres del país, SoDMA, las lluvias torrenciales afectaron a casi 1,5 millones de personas en la región centro-sur del país y causaron al menos 50 muertes. Sus datos muestran que 687.235 personas en las regiones de Gedo, Hiran, Bay y Bakool tuvieron que huir de sus hogares, cuando las inundaciones arrasaron importantes puentes y destruyeron hasta 6.000 viviendas.

Se esperan más lluvias del 21 al 24 de noviembre y se espera que causen más devastación. El gobierno dice que ha hecho esfuerzos para abordar la crisis actual y ha proporcionado ayuda humanitaria a algunas zonas afectadas.

READ  Las noticias más importantes para ver hoy.

El portavoz del gobierno somalí, Farhan Mohamed Jamali, dijo a Al Jazeera que se había entregado ayuda alimentaria, mosquiteros y otros materiales de socorro a 4.500 familias desplazadas por las lluvias.

«También hemos iniciado programas para salvar vidas que incluyen el despliegue de docenas de embarcaciones donde los puentes han sido destruidos», dijo, y agregó que existen asociaciones en curso con organizaciones de ayuda que también están respondiendo a medida que evoluciona la situación.

Sin embargo, los efectos de la crisis climática siguen estando generalizados en toda Somalia.

En Beledweyne, una ciudad agrícola a unos 350 kilómetros (217 millas) al noroeste de la capital, Mogadiscio, las lluvias torrenciales destruyeron innumerables extensiones de tierras de cultivo, algunas de las cuales permanecen sumergidas. Las inundaciones repentinas del río también han desplazado a miles de familias que ahora viven de lo que pueden encontrar.

“El nivel del agua me llega al pecho y por toda la residencia. [area] Está inundado y es inaccesible. Tuve que huir con mis hijos y los llevé a una zona más alta. Literalmente, mis hijos están durmiendo en el suelo. [during] En este período frío y lluvioso”, dijo a Al Jazeera Abdul Qadir Abdullah Muhammad (60 años), padre de tres hijos en Baldwein.

«Tenía una tienda de comestibles y una granja, y las inundaciones las arrasaron», añadió. «Perdí unos 2.000 dólares y todavía estoy contando la pérdida; estamos sufriendo. Esperábamos plantar y cosechar ahora dada la sequía que ha transcurrido a lo largo de los años, pero ya terminó.

Niños somalíes juegan en puestos inundados cerca de refugios temporales destruidos después de las fuertes lluvias en el campamento de Al Hidaya para desplazados internos en las afueras de Mogadiscio, Somalia, el 6 de noviembre de 2023. [Feisal Omar/Reuters]

Esperando solución

Según las Naciones Unidas, países como Somalia –que aporta el 0,03% del total de las emisiones globales– se ven afectados desproporcionadamente por el cambio climático.

Es un tema que se discutió en la Cumbre Africana sobre el Clima en Kenia en septiembre, y se espera que se vuelva a discutir cuando los líderes mundiales se reúnan en los Emiratos Árabes Unidos para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP28, del 30 de noviembre al 12 de diciembre. .

READ  Ghana planea emitir el primer bono social de África con una venta de $ 2 mil millones | Noticias del mercado financiero

Mientras tanto, el Centro de Predicción y Aplicaciones Climáticas (ICPAC) -organismo encargado de las previsiones climáticas- del bloque regional (IGAD) ha advertido que los impactos del cambio climático son cada vez más severos, frecuentes y generalizados y tienen consecuencias de gran alcance para la región.

El centro dice que la región carece de un mecanismo activo de coordinación de múltiples partes interesadas para preparar recursos basados ​​en datos climáticos, herramientas de alerta temprana, alertas y desencadenamiento de desastres.

“A un nivel promedio de calentamiento global de más de 1,1 grados Celsius –y la región se está calentando más rápido que este promedio– es probable que haya más impactos del cambio climático”, dijo a Al Jazeera Guled Artan, director del ICPAC.

Artan añadió que para ser resilientes ante los frecuentes y graves riesgos relacionados con el clima, las personas necesitan información de alerta temprana a través del seguimiento en tiempo real por parte de agencias gubernamentales. Esto falta y su implementación puede llevar algún tiempo.

«allá [the] «Necesitamos reconstruir mejor y no reasentar a la gente en tierras bajas y zonas propensas a inundaciones», afirmó. «Un enfoque integrado sobre la restauración y rehabilitación de la tierra y el medio ambiente de paisajes degradados, incluida la plantación de árboles, ayudará a reducir los desastres a mediano y largo plazo».

Por ahora, Abdi, a pesar de la situación que la rodea, mantiene la esperanza.

«No hay nada que podamos hacer, y espero y rezo para que superemos esto, volvamos a nuestras actividades agrícolas y nos recuperemos del desastre», dijo.