Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Los analistas ven posibles recortes en el gasto mexicano a pesar de la perspectiva del PIB del gobierno

Algunos analistas están pidiendo a la Secretaría de Hacienda de México que revise las estimaciones macroeconómicas clave con una perspectiva presupuestaria para 2022 y 2023, incluida una estimación de crecimiento del PIB de 3,4% para este año, diciendo que podrían desencadenar recortes de gastos.

«Las condiciones actuales de las economías global y nacional no garantizan una tasa de crecimiento de 3,4% para la economía mexicana», dijo a PTI Alfredo Coutiño BNamericas, jefe de análisis económico para América Latina de Moody’s Analytics. “En particular, la valoración estadounidense se ha rebajado a 3% y Estados Unidos sigue siendo el principal motor de las exportaciones mexicanas”.

La estimación del 3,4% es una reducción del 4,1% derribado en el proyecto de ley de gastos de 2022 aprobado por el Congreso en diciembre; Sin embargo, esto es más alto que la estimación promedio de 1,8% en la encuesta mensual del banco central de analistas del sector privado publicada el viernes.

La modificación forma parte del Informe de Actualización de Perspectivas Presupuestarias del Ministerio de Hacienda, que fue enviado al Congreso el primero de abril, actualizando las macro métricas utilizadas para determinar los presupuestos anuales para 2022 y 2023.

En términos de inflación, el ministerio ahora ve la tasa de fin de año para 2022 en 5,5%, frente al 3,4% de diciembre. El nuevo pronóstico está por debajo del pronóstico promedio de 5.8% en la encuesta del banco central.

La estimación del precio del petróleo del ministerio aumentó de US $ 55,1 / b en diciembre a US $ 92,9 / b cuando los precios se dispararon en marzo en medio de la guerra en Ucrania. Sin embargo, ningún beneficio aparente por el lado de los ingresos es real, dijo Coutiño: «Los precios del petróleo son un arma de doble filo para México porque el país es un importador neto de productos derivados del petróleo».

READ  Los mejores cabezas de serie masculinos en la tercera jornada del Masters de España

«Neto, el país no se beneficia de los precios más altos del petróleo, sino que sufre de un déficit comercial, que en última instancia reduce el PIB», dijo Coutiño. “Además, considerando que la producción o las exportaciones de crudo no aumentarán en 2022, el efecto precio es completamente nulo para el país”.

Los últimos puntos reflejan el informe del ministerio de que se espera que la producción de petróleo caiga a 1,820Mb/d (millones de barriles por día) desde la estimación de 1,826Mb/d de diciembre. De igual forma, redujo el valor de las exportaciones de crudo de 979.000b/d a 879.000b/d.

En anticipación, el ministerio pronosticó un crecimiento del PIB de 3.5% para 2023, y la administración espera que los precios mundiales del petróleo aumenten hasta el próximo año, cuando el precio promedio de una mezcla de petróleo mexicano es de US $ 61.1 / b.

Esto aumentará la producción de petróleo a 1,85Mb/d para 2023 con exportaciones de 764.000b/d.

Gonzalo Monroy, director general de la consultora energética GMEC, dijo a BNamericas que aunque las cifras revisadas de exportaciones de crudo eran «lo que realmente se viene», los precios del petróleo y las estimaciones de producción para 2022 y 2023 eran «muy altos».

Frente a la estimación del 0,3% realizada en diciembre, el ministerio prevé un déficit primario para este año, con una deuda pública que alcanzará el 49,6% del PIB, 1,4 puntos porcentuales más que la estimación de diciembre y 0,4pp inferior a la de 2021.

Carlos Morales, director de Fitch Ratings para la Soberanía de América Latina, reconoció los aspectos positivos del comunicado del ministerio y dijo en un comunicado que «mantiene una política monetaria prudente dirigida a un equilibrio primario cero con una carga de deuda fija como porcentaje del PIB».

READ  Fuera: Patricia Pulrich abre un frente unido, pero aún cree en su inspiración

Sin embargo, Morales dijo que los pronósticos de crecimiento poco confiables podrían conducir a ingresos gubernamentales más bajos de lo esperado, lo que podría obligar al gobierno a elegir entre un objetivo de déficit fiscal o recortes de gastos.

Coutiño dijo que la estimación de crecimiento de este año de 3,4% no tiene en cuenta el endurecimiento esperado de la política monetaria en la segunda mitad de 2022, y que algunas estimaciones para la tasa de referencia de fin de año serían más altas que el actual 6,5% a 9%. El freno de la demanda interna y en consecuencia restringe el desempeño de la economía.

Agregó que «dada la anemia de largo plazo de la inversión, la economía de México no tiene el potencial para crecer a un ritmo sostenido superior al 2% y, de ser así, generará desequilibrios internos y externos».

Como resultado, dijo Coutiño, la única razón para creer que la economía puede lograr un crecimiento de 3,4% es que el gobierno debería considerar abandonar su objetivo de déficit y permitir un gasto de financiamiento expansivo.

James Salazar, subdirector de análisis económico de CI Bango, dijo que el gobierno podría tratar de protegerse de la realidad de los bajos ingresos si se quiere que el gasto público continúe sin obstáculos.

«El gobierno está buscando cobertura y todavía no quiere tirar la toalla», dijo Salazar al diario local El Economista.

La mentalidad actual de México es de «debilidad económica» y si la economía empeora, la Secretaría debería actualizar su modelo, agregó.