Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Las primeras estimaciones predicen que España producirá 1 millón de toneladas de aceite de oliva.

Los olivareros españoles han expresado bajas expectativas para la próxima cosecha.

La agricultura en España se enfrenta a uno de los momentos más difíciles de los últimos años, afectada por sequías prolongadas y severas y frecuentes olas de calor.

Las olas de calor siempre son un problema para cualquier cultivo agrícola, pero hay que acostumbrarse a ellas porque el próximo verano será igual o peor.– Carlos Oliva, Gerente de Ventas, Finca La Barca

Algunos expertos creen que la producción de aceitunas en el país productor de aceite de oliva más grande del mundo se reducirá significativamente.

El ministro de Agricultura, Luis Planas, advirtió públicamente que la producción de aceitunas disminuiría. Es más probable una reducción del rendimiento del 25 al 30 por ciento, predice Kyle Holland, analista del grupo de investigación de Mindec.

Ver también:Actualizaciones de la cosecha 2022

El año pasado, según cifras del Consejo Oleícola Internacional, España produjo 1,3 millones de toneladas de aceite de oliva, ligeramente por debajo de la media de cinco años de 1,37 millones de toneladas.

La Asociación de Jóvenes Agricultores y Ganaderos de Andalucía (Azaja) estima que España producirá 1 millón de toneladas de aceite de oliva en la presente campaña.

Sin embargo, Primitivo Fernández, director de la Asociación Nacional de Industriales Panaderos y Refinadores de Aceites Comestibles, dijo que el país cuenta con existencias superiores a las 500.000 toneladas, que permitirán atender la demanda en los mercados nacional e internacional.

Asaja dijo que la sequía ha reducido la resiliencia de las huertas de secano a los efectos de las olas de calor. Además, la reducida cantidad de agua para riego no podía cubrir las necesidades de los olivares regados.

Dado que casi el 30 por ciento de los olivares del país son de regadío, la disminución de la disponibilidad de agua para riego pesará en las cifras finales de producción, según estimaciones de Juan Vilar Consultores Estratégicos.

La mayoría de las plantaciones de regadío se cultivan bajo regímenes de alta densidad (intensivos) y ultra alta densidad (alta intensidad). Si bien representan un tercio de la superficie olivarera total, los olivares de regadío representan una proporción desproporcionadamente grande de la producción total de aceite de oliva en España.

Un clima desafiante golpea a todas las regiones olivareras, especialmente a Andalucía. La comunidad autónoma del sur representa el 75 por ciento de la producción olivarera española y es la más afectada por el cambio climático.

READ  Wes Anderson rodará la próxima película 'Asteroid City' en España, revela Bill Murray News

La producción andaluza de aceite de oliva ha aumentado de forma constante en los últimos años, impulsando el crecimiento regional. Sin embargo, depende en gran medida de la disponibilidad de agua.

Por ejemplo, el embalse de La Viñuela en Málaga estará al 11 por ciento de su capacidad máxima a fines de agosto, según funcionarios inferiores.

La región se ha visto afectada por una sequía sin precedentes, ya que las reservas de agua se han reducido a un nivel sin precedentes. Un estudio reciente publicado en Nature Geoscience demuestra que la Península Ibérica nunca había experimentado una sequía tan severa en los últimos 1.200 años.

Según Holland, analista de Mintec, el calor extremo de España puede causar problemas tanto en la cantidad como en la calidad de la cosecha de aceitunas.

«También hay grandes preocupaciones en el mercado sobre la calidad de la próxima cosecha y qué proporción de la cosecha producirá grados extra virgen o virgen y cuánto se clasificará como lámpara”, dijo. Lampante es un tipo de aceite de oliva que no se puede consumir de forma segura a menos que se refina.

Carlos Oliva, Gerente de Ventas Finca La Barca, una finca cerca de Toledo en Extremadura, dijo Olive Oil Times que la temporada actual es particularmente desafiante. Aún así, esperan que la calidad sea tan alta como siempre.

«La nueva cosecha será baja en cuanto a cantidad de aceitunas, pero creemos que obtendremos buena calidad”, dijo. «Las olas de calor siempre son un problema para cualquier cultivo agrícola, pero hay que acostumbrarse a ellas porque el próximo verano será igual o peor.

Oliva agregó que la sequía actual enfatiza la necesidad de que España desarrolle una estrategia pública significativa para abordar el cambio climático.

«Vivimos en una de las regiones más pobres de España y nuestro gobierno no está haciendo lo suficiente para combatir el clima desafiante”, dijo. «Nuestra empresa está trabajando en nuevos enfoques para mejorar la calidad de la cosecha a pesar de las olas de calor.

«Creemos que el clima afecta a todos los cultivos, y los gobiernos deben invertir más dinero ahora para mejorar las prácticas agrícolas y combatir el cambio climático”, agregó. «Cada minuto cuenta».

READ  Atrapa el serviola codificado en el Golfo de México y obtén una recompensa de $ 250

A medida que los efectos del cambio climático continúan expandiéndose en los olivares de España, los investigadores trabajan arduamente para encontrar nuevas soluciones para adaptarse a las nuevas condiciones.

«En los últimos años hemos incluido la adaptación al cambio climático como uno de los principales objetivos de nuestro trabajo de mejora”, afirma Lorenzo León Moreno, Director de Investigación en Mejora Vegetal y Biotecnología del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa). ) en Córdoba.

Las sequías y las olas de calor se han convertido en las manifestaciones más frecuentes del cambio climático que afectan a los olivareros españoles.

Ver también:Las crecientes exportaciones de aceite de oliva alimentan el superávit comercial en Andalucía

Córdoba, una de las provincias olivareras más productivas de Andalucía, recibió el año pasado 386 milímetros de lluvia, frente a los 1.269 milímetros de evaporación y transpiración de agua.

Datos de precipitaciones y temperatura de Córdoba

Esto ocurrió ««Seis días de lluvia han superado los 20 milímetros y no ha llovido desde principios de mayo», dijo Moreno a Olive Oil Times. «El estrés por calor también ha incidido en los últimos meses, con temperaturas máximas superiores a los 40ºC durante todo el período.

«Esta combinación reducirá significativamente la próxima cosecha en muchas áreas, especialmente aquellas en producción de secano, donde la aceituna actualmente lucha por sobrevivir”, agregó.

Los investigadores creen que el actual escenario climático altamente incierto no permite predicciones precisas.

«Algunas simulaciones para finales del 21S t “Incluso en el siglo, el rendimiento pronosticado aumenta debido al impacto positivo del aumento de CO2 atmosférico, que equilibró los impactos negativos de la disminución de la precipitación”, dijo Moreno.

«Desde nuestra perspectiva de mejoramiento, también podemos trabajar en nuevas estrategias de adaptación en forma de nuevos cultivares que sean más resistentes a las altas temperaturas y la baja disponibilidad de agua”, agregó.

«Desafortunadamente, la información sobre la tolerancia de diferentes cultivares a estos factores es muy limitada, por lo que se necesitarán más investigaciones en los próximos años para abordar estos desafíos del cambio climático”, continuó Moreno.

El investigador del IFABA explicó cómo la fenología y la floración del olivo están, sobre todo, muy influenciadas por las condiciones climáticas.

«“Los modelos climáticos predicen una mejora en las fechas de floración del olivo y un aumento en la frecuencia de eventos extremos durante la floración en los próximos años”, dijo Moreno.

READ  Conflicto en el campo petrolero Jama de México

«Esto puede traducirse en dos posibles consecuencias negativas para la producción de aceitunas: la falta de períodos de enfriamiento necesarios para la floración normal y las altas temperaturas durante la floración que inhiben la polinización y el cuajado”, agregó.

Moreno confirmó que la calidad del aceite de oliva virgen extra se verá afectada por el cambio climático.

Dichos olivos crecen en países y regiones donde la temperatura durante el proceso de lipogénesis es superior a la media mediterránea. «Ya hemos destacado el cambio en algunos de los componentes químicos que determinan la calidad del aceite de oliva virgen extra.

«Por ejemplo, para la composición de ácidos grasos se observa una disminución significativa del porcentaje de ácido oleico, lo que puede comprometer la calidad comercial de los aceites de oliva obtenidos”, añade Moreno.

«Desde el punto de vista del mejoramiento, sería bueno obtener nuevos cultivares con un contenido de ácido oleico alto y estable en diferentes condiciones ambientales, especialmente el aumento de temperatura que predicen los modelos de cambio climático”, continúa.

«El efecto potencial sobre otros componentes de calidad no está claro», añadió. «Por lo tanto, el calentamiento previsto y el estrés hídrico pueden aumentar el contenido de fenoles, aunque se necesita más experimentación para determinar con precisión el impacto del cambio climático en el contenido y la composición de fenoles.

IFABA comenzó recientemente a trabajar en un nuevo proyecto de investigación para determinar las influencias genéticas y ambientales en el contenido de fenoles del aceite de oliva.

«La influencia de las altas temperaturas durante la recolección en las propiedades organolépticas del aceite de oliva virgen extra ha sido una seria preocupación en años anteriores, favoreciendo el desarrollo de sistemas de refrigeración utilizados a nivel industrial.

Ante la situación actual y los crecientes impactos del cambio climático en la olivicultura, Moreno subrayó «Existe una necesidad urgente de mejorar el conocimiento actualmente disponible sobre estos importantes temas, lo que solo puede lograrse mediante un aumento significativo de la financiación para la investigación y el desarrollo en los próximos años.



Serie de videos Olive Oil Times