Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

La República Democrática del Congo busca una lista de la UNESCO para restaurar los ritmos de la rumba

escenario de concierto [Courtesy]

Te sientas en una esquina del escenario de La Septente, un club abierto en República Democrática del CongoLa capital de Kinshasa, Manda Chant, canta la fascinante apertura de “Independence Cha Cha”, un antiguo himno de los movimientos anticoloniales africanos.

La canción apareció por primera vez una noche en Bruselas en febrero de 1960, durante las negociaciones para la liberación del Congo de Bélgica, para el deleite de los delegados. En cuatro meses, el Congo estaba libre.

Sesenta y un años después, Roomba Aún en el corazón de la música africana, ha surgido un movimiento para cimentar su reputación y asegurar su protección.

Las autoridades de Kinshasa y Brazzaville, la capital de la vecina República del Congo, han intentado agregar la rumba congoleña a la lista de patrimonio cultural inmaterial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

La UNESCO anunciará su decisión en noviembre.

audiencia lista

La lista ayuda a mostrar la diversidad del patrimonio y a crear conciencia sobre su importancia.

Si se suma la rumba congoleña, se unirá a la comida ambulante de Singapur, a la cultura de la sauna de Finlandia y a los sistemas de riego tradicionales de los Emiratos Árabes Unidos, entre otras innumerables costumbres en el menú.

Manda dijo, refiriéndose al nombre artístico de Joseph Kabasil, quien escribió “Independence Cha Cha” para persuadir a los políticos de dejar de lado sus diferencias para asegurar la autonomía.

Nacida en el crisol de la Cuba del siglo XIX, Rumba combina el tambor de los africanos esclavizados con las melodías de los colonos españoles.

READ  África CDC dice que el continente no ha ganado contra la pandemia 'brutal' de COVID-19

Reexportado a África a principios del siglo XX en vinilo, encontró una audiencia preparada en los congoleños, que reconocieron los ritmos como propios.

Llevaron a nuestros antepasados ​​a las Américas en el siglo XV o XVI.

“La rumba congoleña se creó e incorporó con la misma dinámica de historia que dio forma a este país”, dijo André Yuka, director del Instituto Nacional de Arte en Kinshasa, quien lidera la candidatura del Congo a la categoría de la UNESCO.

La palabra rumba se deriva de “Nkumba”, que significa ombligo en el idioma local, y es un baile que se originó “en el antiguo reino del Congo”, según un informe del Congo a la UNESCO.

“Cuando nuestros antepasados ​​que fueron llevados al extranjero quisieron recordar su historia, su origen y su memoria, bailaron la danza del ombligo”, dijo Catherine Kathongo Furaha, Ministra de Arte y Cultura del Congo.

“Queremos que Roomba sea reconocido como nuestro. Es nuestra identidad”.