Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

El aumento de los precios de los alimentos exige una transformación agrícola

Ideas y debate

El aumento de los precios de los alimentos exige una transformación agrícola


alimento

El aumento masivo de los precios de los alimentos este año fue un gran paso atrás para la seguridad alimentaria de Kenia. También ha llevado a un gran número de kenianos a dificultades financieras en un momento en que muchas familias no se han recuperado por completo de los efectos económicos negativos de la pandemia de Covid-19.

La guerra en curso en Ucrania es el principal catalizador del aumento de los precios mundiales de los alimentos que afecta no solo a Kenia sino también a todos los países del mundo. Ucrania y Rusia representan alrededor del 30 por ciento del trigo y la cebada del mundo, el 25 por ciento del maíz y más del 50 por ciento de los girasoles, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Debido a la guerra y las sanciones occidentales resultantes de Rusia, el suministro global de estos productos básicos se ha visto severamente restringido, una situación exacerbada por las continuas interrupciones en las cadenas de suministro globales como resultado de Covid-19. Esto ha llevado al aumento de los precios de los alimentos en todo el mundo.

En general, la crisis de Ucrania corre el riesgo de empujar hasta 1.700 millones de personas, o una quinta parte de la población mundial, a la pobreza y el hambre en una escala no vista desde la Segunda Guerra Mundial, según un informe sobre el impacto de la guerra de las Naciones Unidas. No hace falta decir que tenemos que luchar una batalla acalorada para asegurarnos de que ningún Kenny sea parte de esta horrible estadística.

La guerra en Ucrania expuso la débil debilidad de la globalización y mostró que cada país debe asumir la responsabilidad final de su propia seguridad alimentaria para proteger el bienestar de sus ciudadanos cuando fallan los mercados globales. Kenia debe enfrentar este desafío de todo corazón, consciente del hecho de que la seguridad alimentaria es un derecho garantizado a todos los kenianos por el artículo 43 de la Constitución de Kenia.

A corto plazo, medidas como la reducción de los aranceles sobre los alimentos e insumos agrícolas importados, así como los subsidios para artículos básicos como el aceite de cocina y la harina, pueden brindar alivio a las familias en apuros. Sin embargo, ¿qué sucede cuando se agotan las arcas del Estado o si la crisis en Ucrania empeora?

Si bien ciertamente no hay respuestas fáciles al estancamiento actual de los precios de los alimentos, una solución potencialmente revolucionaria radica en repensar nuestro enfoque de la agricultura. Nuestros métodos de cultivo y comercialización de nuestros productos deben mantenerse al día con las realidades actuales.

La agricultura respaldada por la ciencia es el camino a seguir. Desafortunadamente, se necesita mucha puesta al día en este sentido en Kenia. Nosotros, por ejemplo, dependemos en gran medida de la agricultura de secano a pesar de que existe evidencia empírica que muestra que el riego conduce a rendimientos de cultivos mucho más altos y más sostenibles.

Dado que la lluvia se vuelve cada vez más impredecible debido a los choques climáticos como la sequía, debemos adoptar el riego a gran escala para que sea más seguro que los alimentos.

Cabe señalar que el Estudio Económico de 2022 indica que el crecimiento del sector agrícola se desaceleró del 5,2 % registrado en 2020 al menos 0,1 % en 2021 debido a condiciones climáticas desfavorables que provocaron una disminución de la producción agrícola y ganadera.

También se deben restaurar los servicios de extensión agrícola. Kenia ha firmado varios acuerdos bilaterales de apoyo técnico que pueden utilizarse para mejorar la disponibilidad y calidad de los servicios de extensión agrícola.

También debemos aprovechar nuestras ventajas competitivas nacionales en finanzas y tecnología para cerrar las brechas financieras en la agricultura. Esto está muy atrasado. Los agricultores representan hasta el 53 por ciento de la fuerza laboral de Kenia, según el Banco Mundial.

Sin embargo, la mayoría de ellos carecen de acceso a financiamiento para insumos y productos de gestión de riesgos como los seguros. Esto no es razonable en un país donde solo necesita una identificación de dinero móvil y una billetera para acceder a un préstamo de docenas de aplicaciones de préstamos móviles disponibles en el mercado.

Finalmente, también necesitamos ampliar nuestro enfoque más allá de la exportación de cultivos comerciales como café, té y productos hortícolas. Un buen punto de partida es reemplazar las importaciones con productos agrícolas procesados ​​obtenidos de fuentes externas. Tenemos que empezar a pensar en cómo los alimentos que importamos se procesan localmente como productos terminados.

Aumentar el procesamiento local de alimentos no solo proporcionará una fuente de alimentos más segura en un mundo incierto, sino que también creará empleos calificados y nos permitirá aventurarnos en segmentos más lucrativos de los mercados de exportación de alimentos regionales y mundiales.

No se puede subestimar el potencial de la agricultura. Recientemente superamos a Sudáfrica para convertirnos en el principal exportador de aguacates de África. Necesitamos ver esta distinción también en otros sectores agrícolas, incluidos aquellos que pueden permitirnos resolver la crisis de seguridad alimentaria.

El país debe ser capaz de alimentarse a sí mismo antes de que pueda realmente controlar su propio destino. El aumento de los precios de los alimentos debería ser una llamada de atención para revitalizar nuestro sector agrícola y hacernos cargo de nuestra seguridad alimentaria.

READ  Kenia quiere aumentar la participación de las importaciones de maíz de la región