Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Cruzando México – CGTN

Barcos por el río Susiad. / CGDN

Barcos por el río Susiad. / CGDN

En la frontera sur de México, en la confluencia de Centroamérica y México, el río Suciat, que desciende de las laderas de la cordillera volcánica, continúa fluyendo.

En vista de la crisis migratoria en América Latina y el Caribe, los migrantes de todo el mundo: centroamericanos, colombianos, haitianos, africanos, ucranianos, uzbecos, afganos, indios, están cruzando la frontera con México 10,000 por mes, según funcionarios locales de inmigración. . . Todos tienen la intención de trasladarse al norte, hacia Estados Unidos.

Pero no es sencillo. Los barcos que transportan migrantes pueden moverse constantemente de un lado a otro y, aunque es más fácil pisar suelo mexicano, el desafío es adentrarse más en el país. A quince kilómetros del río, en la frontera internacional se encuentra la ciudad de Dabbachula.

El primer destino en la ruta de migración a través de México, hogar de 350,000 personas, Tapachula es ahora una ciudad santuario para inmigrantes: un lugar donde se les permitirá permanecer mientras se procesan sus visas humanitarias, pero no se les permitirá migrar más al interior del país. país.

Pero entre la frontera y Tapachula, las patrullas migratorias y los puestos de control de la Guardia Nacional están en camino. Los inmigrantes tienen que moverse de noche y evitar las carreteras principales, cortando rebaños de papayas, plantaciones de plátanos y ganado que se asusta fácilmente. Las casas y los residentes a lo largo del camino se quejan de que los ladrones están robando cualquier cosa con la esperanza de venderla en la ciudad.

READ  Europa / España - "Star Sowers": anuncio de Navidad de menores y "Acción de Gracias" de misioneros

Reyes Humberto es un inmigrante de Honduras. / CGDN

Reyes Humberto es un inmigrante de Honduras. / CGDN

Reyes Humberto, un inmigrante de Honduras, estaba allí cuando la CGDN lo conoció a él y a sus compañeros. No es fácil caminar ya que todavía quedan 2 kilómetros para llegar a Dabbachula.

“Salimos a las 4 am y evitamos las carreteras”, dijo. «Correr y esconderse cuando ves una patrulla de inmigrantes o un soldado es como jugar al gato y al ratón».

Pero llegar a Dabachula puede haber sido el primer desafío, ya que está lejos de la frontera con Estados Unidos, el destino final para los inmigrantes.

«No estaré en Dabbachula por mucho más tiempo, no hay nada para mí», dijo Reyes, acercándose al techo para darle la bienvenida a la ciudad. «Mi sueño es llegar a Estados Unidos y tener una vida mejor».

Pero otros 60.000 inmigrantes, como él, esperan actualmente en Daphne la oportunidad de dirigirse al norte, con cada hombre o mujer en la frontera sur de México.