Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Con la ayuda de Biden, México se libera de la oscuridad económica

La oscuridad empresarial en México ha sido tan omnipresente desde que Andrés Manuel López Obrador ganó la presidencia en 2018 en una plataforma ferozmente antisistema que se siente como la luz del sol rompiendo las nubes del optimismo reciente sobre las perspectivas de crecimiento del país.

En octubre pasado, el Fondo Monetario Internacional predijo que México crecería a solo 3.5 por ciento para 2021, luego de contraerse del 8.5 por ciento ajustado estacionalmente durante las epidemias del año pasado. A medida que la economía se abre más rápido, es menos probable que ocurran infecciones por el virus de la corona, y los efectos de la Gran Depresión en los Estados Unidos están fuera de los límites y muchos economistas y banqueros aquí ahora ven a México expandiéndose casi el doble de rápido.

“La reapertura continua con fuertes remesas y una recuperación global liderada por Estados Unidos ha permitido a México cerrar la brecha con otras economías latinoamericanas, todas las cuales han sido superadas en la primera mitad de 2021”, dijo Marcos Cassron, economista jefe de la región en Economía de Oxford. El perro guardián de la recuperación del asesoramiento muestra que México está regresando a su estado anterior a la epidemia más rápido que cualquier otro país latinoamericano.

“México crecerá un 6,0 por ciento este año, y es probable que sea más alto”, dijo Carlos Urcia, ex ministro de Finanzas y educador sobre los efectos de la fuga de estímulos financieros de Estados Unidos y las remesas de mexicanos que trabajan al otro lado de la frontera. Estos podrían alcanzar los $ 55 mil millones este año y son “más importantes que el petróleo”, dijo.

READ  Identificada nueva especie de dinosaurio en España | Paleontología

Pero algunos creen que el crecimiento inspirado en Estados Unidos de este año le dará a México un nuevo amanecer brillante. La expansión, dicen banqueros y economistas, se debe enteramente a las políticas del presidente Joe Biden más que a las políticas de López Obrador. Los mayores beneficiarios son las empresas manufactureras mexicanas orientadas a la exportación y el sector turístico en el norte del país, mientras que las empresas que atienden la deprimida demanda del mercado interno luchan.

“México crecerá un 6 por ciento este año, le guste o no, que está siendo tirado por Estados Unidos”, dijo un contratista que maneja un fondo de inversión en el país. “Crecerá bien en 2022. No importa. Lo que suceda después de 2023 es importante”.

La imagen aquí es mucho menos soleada. Una queja global en la comunidad empresarial es que la retórica hostil de López Obrador, los repetidos ataques a los reguladores y al poder judicial, sus anuncios políticos impredecibles y su preferencia por las empresas estatales amenazan la política exterior de México en el marco del Tratado de Libre Comercio México-Estados Unidos.

“La ceremonia para traer al CEO global a México para anunciar una nueva inversión ha terminado”, dijo un miembro destacado de la comunidad empresarial internacional. “Simplemente llegó a nuestro conocimiento entonces. Nadie se va del país, pero nadie propone más inversiones. “

Un ejemplo al que a menudo se hace referencia como inversionistas bloqueadores es el sector energético, donde López Obrador busca revertir la apertura del dinero privado que comenzó con sus predecesores y regresar al modelo estatal de combustibles fósiles, un auge de energía renovable que alguna vez fue prometedor.

READ  Los perros esquimales presionan por el número 3 del Spain Park en Trussville

“El tema es la inversión y el tema es de mediano y largo plazo”, dijo Gerardo Esquivel, vicegobernador del Banco Central. “Ha estado estancado desde 2015-16”.

Ursia dijo que la inversión pública este año será sólo el 2,7 por ciento del PIB, más de la mitad de lo que debería ser. La mayoría de los costos se envían a los proyectos favoritos de López Obrador, que incluyen una nueva refinería de petróleo en su estado natal de Tabasco y una nueva línea ferroviaria turística alrededor de la península de Yucatán.

A pesar del enfoque de su gobierno en los programas sociales para ayudar a los pobres, López se distingue de otras personas por su obstinada negativa a aumentar el endeudamiento para permitir un mayor gasto. La mayoría de los economistas aquí no creen que la decisión de reemplazar al ministro de Finanzas la semana pasada con un aliado de mucho tiempo, Rogelio Ramres de la O, de 72 años, cambie eso.

Personas cercanas al presidente dicen que su odio a la deuda se debe a la creencia de que los gobiernos mexicanos que más admiraba en las décadas de 1960 y 1970 estaban paralizados por un endeudamiento excesivo. “Se convertirá en un niño pequeño cuando sugieras que Amlo debería endeudarse más”, dijo un exministro. “Esto no es algo que puedas discutir. No gastará”.

López Obrador fue uno de los pocos presidentes en el mundo que se negó a pedir prestado más para aliviar el sufrimiento, a pesar de que México tenía espacio financiero, incluso en medio de la epidemia. Los críticos llamaron a sus políticas “austeridad”. Cuando la inversión pública es débil, el presidente ha hecho poco para alentar al sector privado a tomar la recesión.

READ  El Liverpool podría volver a Sánchez si Salah se marcha a España este verano

“López Obrador debería fomentar la inversión del sector privado”, dijo el director general de un banco mexicano, que representa el 86 por ciento de la inversión total de México. “No hay forma de crecer sin inversión privada. “El rechazo a la inversión privada debe cesar”.

En cuanto a la recuperación de México: “El crecimiento del 6 por ciento este año y el 3,5 por ciento el próximo no es mágico, es una recesión”.