Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

¿Cómo afectan las vacunas veterinarias a la salud humana?

una introducción
¿Por qué son importantes las vacunas veterinarias?
Tipos de vacunas veterinarias
¿Cómo pueden las vacunas veterinarias afectar positivamente la salud humana?
¿Cómo pueden las vacunas veterinarias afectar negativamente a la salud humana?
referencias
lectura en profundidad


El uso de vacunas veterinarias está aumentando dramáticamente para proteger la salud animal y la salud pública. Sin embargo, hay evidencia que sugiere que los humanos que han estado expuestos inadvertidamente a las vacunas veterinarias pueden desarrollar eventos adversos.

Vacunas Veterinarias. Haber de imagen: Dusan Petkovic/Shutterstock.com

¿Por qué son importantes las vacunas veterinarias?

Las vacunas veterinarias juegan un papel esencial en la protección de los animales de granja (ganado), animales salvajes y animales domésticos de enfermedades potencialmente mortales. Las vacunas también reducen la necesidad de antibióticos y permiten la producción de suficientes alimentos animales para la población humana en constante crecimiento.

El programa mundial de erradicación de la peste bovina, que incluía la vacunación veterinaria, es uno de los mayores logros de la medicina veterinaria. Ayudó a erradicar por completo la peste bovina en 2011. Esta es la primera enfermedad animal que se erradica a nivel mundial.

Tipos de vacunas veterinarias

Las vacunas veterinarias de primera generación, incluidas las vacunas vivas inactivadas y atenuadas, han tenido mucho éxito en las industrias ganadera y avícola. Sin embargo, estas vacunas clásicas tienen posibles inconvenientes. Tiempo Las vacunas inactivadas no provocan respuestas inmunitarias de amplio espectro y las vacunas vivas atenuadas se asocian con un riesgo de propagación de la enfermedad.

Las desventajas de las vacunas de primera generación se han abordado en las vacunas de segunda generación (vacunas de subunidades recombinantes) y tercera generación (ADN, ARN, basadas en vectores y quiméricas). Otra nueva invención son las vacunas marcadoras que incluyen la eliminación de mutaciones de patógenos de tipo salvaje.

¿Cómo pueden las vacunas veterinarias afectar positivamente la salud humana?

Las vacunas veterinarias desempeñan papeles virales iguales en el bienestar humano. Las vacunas utilizadas en el ganado y las aves de corral ayudan a mantener una salud animal óptima y mejoran la producción de alimentos para animales. En conjunto, estos esfuerzos están aumentando el suministro de proteína animal de alta calidad para la población humana.

Según estimaciones de las Naciones Unidas, la población mundial es actualmente de 8 000 millones en 2022. Se espera que alcance los 9 700 millones en 2050. Para satisfacer la demanda de alimentos de la población humana en rápido crecimiento, es necesario un aumento significativo en la producción de alimentos para animales. Las vacunas veterinarias juegan un papel esencial para satisfacer esta necesidad.

Además de proteger a los animales, las vacunas veterinarias reducen el riesgo de enfermedades zoonóticas transmitidas de animales a humanos a través de varios modos de transmisión. En los países desarrollados, la rabia ha sido virtualmente eliminada de los humanos mediante la vacunación de animales domésticos y salvajes con vacunas antirrábicas.

La actual pandemia de coronavirus 2019 (COVID-19) es el ejemplo más destacado de una mayor vulnerabilidad humana a las enfermedades zoonóticas.

El uso variable de la tierra inducido por el hombre, la degradación ambiental y el comercio y los viajes globalizados son las principales razones de esto. Transmisión de patógenos de animales a humanos, lo que conduce a la aparición de enfermedades zoonóticas nuevas y mortales. El rápido desarrollo de nuevas vacunas veterinarias puede desempeñar un papel vital en el control de la aparición de estas enfermedades.

Se han desarrollado vacunas veterinarias contra diversos patógenos (Escherichia coli Y el Salmonella intestinal) ayudan a reducir la infiltración de patógenos de animales infectados, reduciendo así el riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos en humanos.

Las vacunas veterinarias reducen la necesidad de antibióticos que se usan para tratar infecciones en animales. El uso excesivo de antibióticos puede provocar la aparición de bacterias resistentes en los animales. El consumo de alimentos de origen animal crudos o poco cocidos puede transmitir bacterias resistentes de los animales a los humanos. El consumo de verduras, frutas o agua contaminada con heces de animales también puede infectar a los humanos con bacterias resistentes. El uso de vacunas para prevenir infecciones en lugar de antibióticos reduce el riesgo de resistencia a los antibióticos.

vacunas veterinarias

Vacunas Veterinarias. Haber de imagen: Dusan Petkovic/Shutterstock.com

¿Cómo pueden las vacunas veterinarias afectar negativamente a la salud humana?

El mayor uso de vacunas veterinarias puede aumentar la exposición humana a las cepas vacunales, lo que a su vez puede afectar negativamente a la salud humana.

Muchas vacunas veterinarias para animales se administran por vía oral o nasal (vacunas en aerosol). Estos métodos de administración de la vacuna pueden poner a las personas cercanas en mayor riesgo de exposición no intencionada a las cepas de la vacuna.

Varias vacunas vivas atenuadas están actualmente disponibles para uso animal. Administrar vacunas vivas a los animales destinados al consumo puede aumentar el riesgo de exposición humana a las cepas vacunales, lo que puede tener un impacto negativo en la salud humana.

Los adultos mayores, los pacientes con cáncer, los receptores de trasplantes de órganos, las personas infectadas con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y otros pacientes inmunocomprometidos corren un riesgo particular de desarrollar efectos adversos para la salud después de la exposición a las cepas de vacunas veterinarias.

En términos de exposición ocupacional, los veterinarios corren un mayor riesgo de exposición a cepas vivas de polen a través de pinchazos con agujas, heridas abiertas o aerosoles para los ojos. La exposición ocupacional a las vacunas veterinarias también puede ocurrir en personas involucradas en la cría de animales y peces.

Los estudios que investigan la exposición ocupacional a productos biológicos veterinarios han indicado que la autoinoculación no intencionada de vacuna viva contra el ántrax y brucela Las vacunas contra el virus de Newcastle causan infecciones tanto locales como sistémicas en humanos.

Uno de los síntomas más comunes relacionados con la exposición a una vacuna veterinaria es una reacción alérgica o inflamatoria en el lugar de la inyección (vacunación). Los adyuvantes utilizados en las formulaciones de vacunas son los responsables de estas desgracias.

Hay evidencia que sugiere que la inyección involuntaria en las articulaciones y los dedos puede provocar abscesos articulares asépticos y necrosis de los dedos, respectivamente. En algunos casos, se ha descubierto que la autoinyección provoca reacciones anafilácticas que requieren hospitalización.

Además de la exposición no intencional, las personas pueden exponerse intencionalmente a las vacunas veterinarias. Por ejemplo, a veces las personas usan vacunas veterinarias como profilaxis contra ciertas enfermedades (encefalitis del Nilo Occidental, enfermedad de Lyme y ántrax) para las cuales no hay vacunas disponibles para humanos.

referencias

[Further Reading: Vaccine ]

READ  Dietista dice que la peor proteína para tu corazón: no comas esto