Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Belleza Mayoyao | Tiempos de Manila

No me gustan los mapas históricos en los que se colorea todo el territorio de Filipinas como si España estuviera completamente ocupada. No todo el archipiélago filipino estaba bajo el control de facto de España, incluso en 1898, aunque era una posesión española nominal y legal. Entre las regiones que resistieron con valentía y obstinación a la justicia española se encontraba una parte de lo que ahora se conoce como la Región Administrativa de la Cordillera, una vasta región agreste y montañosa que ocupa la totalidad del centro y norte de Luzón, habitada, aún hoy, por una numerosa población . Pueblos indígenas, llamados anónimamente Igorrotes/Igorots (montañeses).

Se pueden aducir tres razones del fracaso español: la falta de tropas para encarnar la hegemonía, la extraordinaria dificultad geográfica del territorio, la capacidad de resistencia y perseverancia de los igorotes. A partir de entonces, la zona contó con las únicas minas de oro conocidas en el archipiélago, motivo más que suficiente para promover la intervención militar y religiosa -llamada pacificación y limitación-, sobre todo teniendo en cuenta que la zona de Filipinas era poco rentable para España y vivía económicamente gracias a este apoyo periódico que llegaba de España Nueva vía Galeón Manila: «Citado».

Los niños juegan en el río Balangbang en Mayoyao.  Fotos por JORGE MOJARRO

Los niños juegan en el río Balangbang en Mayoyao. Fotos por JORGE MOJARRO

Vista de las montañas Ifugao temprano en la mañana desde el monte Nagchajan, Mayoyao.

Vista de las montañas Ifugao temprano en la mañana desde el monte Nagchajan, Mayoyao.

Arquitectura tradicional Ifugao, Mayoyao.

Arquitectura tradicional Ifugao, Mayoyao.

Recibe las últimas noticias


Se envía a su bandeja de entrada

Suscríbase a los boletines diarios del Manila Times

Al registrarme con una dirección de correo electrónico, reconozco que he leído y acepto los Términos de servicio y la Política de privacidad.

Entre los grupos que causaron más estragos entre la población cristiana vecina estaba el Maieus, que practicaba la costumbre de decapitar a un enemigo muerto y devolver la cabeza al pueblo como botín. El dominico Francisco Ginza, misionero de Isabel, las describe en su Memoria de Nueva Vizcaya (Informe de Nueva Vizcaya, Manila, 1849) de la siguiente manera:

READ  Los tortolitos Nayanthara y Vignesh Shivan anotan dos veces mientras caminan de la mano por las calles de España

“Se levantaron repentinamente de los matorrales al mismo tiempo que disparaban gran número de lanzas, los caballos rebotando ante la presencia de sus extrañas visiones y sus espantosos aullidos, y como todo esto sucedía en un instante, se desplomaron. algunos heridos y por más tranquilos que estuvieran los demás, tan deprisa que caían de los caballos al quedar decapitados”.

Los dominicos han intentado sin éxito desde 1740, y especialmente desde la segunda mitad del siglo XIX, evangelizar al indómito pueblo Mayuyao. Valientes y valientes misioneros dominicos como Remigio Rodríguez del Álamo, Ruperto Alarcón, Tomás Vilanova o Buenaventura Campa nos han dejado numerosos escritos de alto valor etnohistórico que nos hablan de la forma de vida y costumbres de los Mayoyao durante ese período. No fueron pocos los misioneros, soldados españoles y cristianos filipinos cuyas cabezas como trofeos acabaron en las chozas de estos veteranos combatientes. Una lista de estas peripecias y peripecias se puede leer en un libro que equilibra entretenimiento y erudición: The Discovery of Igoruts (1974), de W. H. Scott.

Mayoyao en sí está dividido en varios distritos, ahora es parte del condado de Ifugao y sus terrazas de arroz son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Los lugareños, lejos de la desobediencia de sus antepasados, son muy hospitalarios, tranquilos y serviciales, no mimados por la codicia que acompaña la llegada del turismo de masas. Mayoyao, a pesar de la belleza del lugar e innumerables atractivos (cascadas, ríos, rincones inesperados, «camino español» desierto, piedra mágica, monumentos funerarios originales, algunos pobladores están muy orgullosos de su cultura y están dispuestos a ayudar e informar a un extranjero) , rara vez llega algún turista que elige -o se le insta- a quedarse en la ruta más frecuente de Banaue, Batad y Sagada, que ya ha perdido una parte importante de su encanto y autenticidad originales. El alojamiento es muy básico y para comer hay que ir a una de las carnicerías que hay frente al mercado municipal.

READ  España reabre a los viajeros del Reino Unido