Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Uganda se esfuerza por mantener al COVID-19 fuera de su población de refugiados

Los refugiados de Uganda no han informado de ningún caso de COVID-19. En el asentamiento de Bidibidi, distrito de Yumbe, los líderes de los refugiados están trabajando incansablemente para preservar el status quo.

En la aldea de Bangatuti, asentamiento de Bidibidi, cuatro miembros del Consejo de Bienestar de los Refugiados se reúnen para discutir su mensaje educativo a la comunidad.

Cuando estalló el COVID-19 en Uganda en marzo de 2020, el gobierno de Uganda cerró rápidamente sus puertas a nuevos refugiados, incluso de Sudán del Sur, para frenar la propagación de la enfermedad causada por el coronavirus. Según la Universidad Johns Hopkins, Uganda tiene actualmente más de 42.600 infecciones confirmadas y 347 muertes.

Desde entonces, Data Kenny, miembro del Refugee Welfare Council, dice que los refugiados han sido monitoreados de cerca.

Les decimos, observamos el distanciamiento social, nos lavamos las manos. Permítanme decirles que son solo procedimientos operativos estándar. [Standard operating procedures] Ponlo en su lugar. No hay alta infestación en el asentamiento. Quien llegue fresco, debe permanecer 14 días en cuarentena. A partir de ahí, se unirán a la comunidad y estarán a salvo ”, dijo Kenny.

En los campos de refugiados de Uganda, los mercados, las escuelas y los centros de salud ubicados muy cerca de la comunidad están abiertos tanto a los refugiados como a los lugareños. Esto podría ser un catalizador para la propagación de COVID-19 si los refugiados no son examinados.

Uganda ha dado prioridad a los trabajadores sanitarios de primera línea con la vacuna que se está administrando en todo el país. En el mercado abierto de refugiados de Aperimaggio, Neva Rukia dice que escuchó en la radio que las personas se vacunan y se pregunta cuándo serán consideradas.

READ  Ocean Viking rescata a 100 migrantes frente a las costas de Libia

“Dicen que si no llegas a los 50 años, no te vacunarán”, dice. También dice: “Tengo 32 años y dicen que no soy elegible para la vacunación. ¿No corro riesgo de infección?”

El domingo, bajo una iglesia de barro y paja, más de 100 miembros de la iglesia protestante se sentaron atentamente, escuchando al pastor. Muchos de ellos eran mujeres y niños, algunos llevaban máscaras y otros no.

Esther Loma, la lectora habitual de la iglesia, explica los desafíos que enfrenta la sociedad. El líder de la iglesia es un refugiado y la congregación está formada por todos los refugiados.

“No tenemos el dinero para comprar desinfectantes y mascarillas. Por supuesto, la iglesia no tiene presupuesto. Incluso la instalación para lavarnos las manos es difícil de conseguir”, dijo.

Uganda alberga a 1,4 millones de refugiados. Los socios de las Naciones Unidas, como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, dicen que continuarán instando a Uganda a reabrir sus fronteras, pero es posible que eso no suceda hasta que el país de África Oriental tenga la capacidad suficiente para probar y poner en cuarentena nuevas variantes del coronavirus.


a Televisión ciudadana Actualizaciones
entrar Insertar un tweet Canal de telegramas

El video de hoy: Viajes diferentes, el mismo destino: la historia de los dos mejores candidatos | KCSE 2020 |