Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Uganda: culpa de Omimi Museveni – allAfrica.com

Palabra final: por alguna razón extraña, el presidente Yoweri Museveni está adoptando una actitud muy hostil hacia Umimi Corporation, el principal distribuidor de electricidad en Uganda. Las fuentes dicen que el presidente juró nunca renovar la franquicia cuando expire en 2025. Esto es a pesar de que durante las negociaciones entre él y Umimi, las dos partes acordaron resolver el problema más polémico de la franquicia: la tasa de retorno (ROR) para el inversor. En la franquicia actual, la tasa de retorno de Umeme es del 20%. En la reunión con Museveni, supe fehacientemente, Umimi accedió a reducirlo al 10%.

Existe el rumor de que un inversor chino o turco ha prometido hacerse cargo de la franquicia a una tasa de rendimiento del 7%. Me cuesta creer la honestidad de este inversor, si esta afirmación es cierta. Esto se debe a que el gobierno de Uganda vende sus bonos a largo plazo (10 años) a una tasa de interés del 15 %. Aunque la tasa de rendimiento umimi está en dólares estadounidenses, incluso al 15 % de interés en chelines ugandeses (si alguien calcula la depreciación a largo plazo de nuestra moneda), la tasa de rendimiento será mejor que el 7 % en dólares estadounidenses. Por lo tanto, el jefe está engañando o tiene otras razones.

Sin embargo, su actitud hacia Umeme creó mucha incertidumbre. Umeme es una empresa pública que cotiza en la incipiente Bolsa de Valores de Uganda. Cuando lancé la oferta pública inicial (OPI), el precio de las acciones era de 240 chelines. La participación de Umimi en su apogeo fue de 560 chelines. Cuando el presidente comenzó a amenazar a Umimi, los inversores se asustaron. Desde entonces, el precio de las acciones de Umeme ha caído a 250 chelines. Esto representa una disminución de más del 50%. Rara vez una empresa con un buen rendimiento financiero sin una gestión interna o una crisis empresarial ha visto una caída tan pronunciada en el precio de sus acciones.

READ  He's Got Moves: video genial de un padre sacerdote bailando en los techos de Buga en línea, los internautas hablan

El punto es que Umeme es propiedad en un 23% de trabajadores ugandeses a través del Fondo Nacional de Seguridad Social (NSSF). Los inversores ordinarios de Uganda poseen otro 13%, lo que hace que el 36% de las acciones de Umimi sean de propiedad nacional. Los africanos orientales poseen colectivamente el 56% de las acciones de Umeme. En un país donde el capital multinacional es dueño de todos los niveles de conducción de la economía: finanzas, telecomunicaciones, etc., es motivo de orgullo que Umeme sea la única gran empresa en Uganda con una fuerte propiedad nacional. Por lo tanto, la caída del precio de las acciones de Umeme como resultado de los comentarios imprudentes del presidente representa una gran pérdida para los trabajadores e inversores de Uganda. Solo la NSSF (léase los trabajadores de Uganda) perdió una proporción significativa del valor de su participación.

La propiedad local también significa que aun cuando el inversionista garantice una alta tasa de retorno, los beneficiarios son ciudadanos que consumen y/o invierten sus retornos en el país. Si el gobierno paga a sus ciudadanos, especialmente a un gran número de trabajadores, grandes sumas de dinero, el estado no tiene nada que perder. Es como un esposo que emplea a su esposa en el negocio familiar. Cualquier salario alto que pague vuelve a las arcas familiares.

Por lo tanto, es interesante que Museveni sea hostil a una empresa en la que los ugandeses poseen una gran parte de sus acciones sin tocar a todas las demás empresas de propiedad 100% extranjera cuya tasa o rendimiento es superior al 20%. Algunas de estas empresas obtuvieron grandes ganancias y las enviaron al extranjero, pero es difícil encontrar un valor significativo que trajeron al país sin el cual la diferencia sería enorme. A mediados de la década de 2000, la tasa de rendimiento de MTN superaba el 50 %.

La fijación de Museveni en Umimi a menudo es engañosa a pesar de que ha tenido una fuerte tasa de retorno del 20% por sus años de burro. Los negociadores de Uganda deberían haber eliminado el riesgo de inversión después de los primeros cinco años y aún más después de la OPI y la segunda oferta pública (SPO). Por supuesto, también podría ser que fuera la atractiva tasa de rendimiento lo que hizo que la IPO de Umeme y luego la SPO fueran atractivas para los inversores. Se podría argumentar que esto trajo grandes cantidades de dinero a la empresa como capital para invertir en la expansión y mejora de la red que tiene muchos problemas técnicos.

READ  Los datos confirman que las infecciones han aumentado a nivel mundial

La principal queja de Museveni contra Umeme es que el ROR de la empresa ha encarecido demasiado sus tarifas eléctricas. Esto solo puede ser parcialmente cierto porque la contribución de Umeme a la tarifa oscila entre 27-33%. El mayor contribuyente a la tarifa es la generación, que representa el 70% de la tarifa, con solo el 5% transferido. Si Uganda necesita reducir las tarifas, debe centrarse en cuándo otorgar concesiones para generar electricidad. Pero debido al alto costo de la construcción de represas, la tarifa eléctrica de Uganda es un tema ideológico que impulsa la política energética.

En 2015, el Banco Mundial publicó un estudio de la dinámica de la electricidad en 39 países africanos. La tarifa de electricidad de Uganda solo cubría los gastos de capital y operativos y generaba ganancias. En segundo lugar, después de Uganda, se encontraba Seychelles, que empató: los aranceles aduaneros pagaron los gastos de capital y operativos y no dejaron ganancias. En el resto del continente, los países no han podido recuperar el costo de capital y los gastos operativos a través de las tarifas. Por lo tanto, todos dependían del gobierno para los subsidios a la electricidad. En ese momento, celebré la posición de Uganda porque no me gustan los subsidios. Pero después de una reflexión más profunda, tuve que cambiar de opinión al darme cuenta de que mis creencias sobre el libre mercado no encajaban con el caso de Uganda, especialmente con nuestras ambiciones de industrializarnos y reducir la dependencia de la leña.