Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Rusia y Occidente no irán a la guerra. Putin es solo una prueba de las cosas.

El presidente ruso, Vladimir Putin, responde preguntas en San Petersburgo, Rusia, el 13 de julio de 2021.. [Reuters]

Recientes preocupaciones de seguridad hacen que parezca que podría estallar una guerra entre Rusia y Occidente. Esto no sucederá.

Para Rusia, el problema es un sentido de supervivencia. Para Occidente, es una posición prestigiosa. John Mearsheimer de la Universidad de Chicago argumenta que la crisis de Ucrania es una crisis estadounidense.

La actual sensación de ansiedad por la seguridad en Rusia se remonta a febrero de 1945, cuando los líderes de tres grandes potencias se reunieron en Yalta, en Crimea, dentro de la Unión Soviética, para discutir el destino del mundo de la posguerra.

Rusia anexó Crimea en 1783 después de su victoria en la guerra ruso-turca de 1768 a 1774. En esta reunión de los vencedores, estaban Franklin Delano Roosevelt de los Estados Unidos, el británico Winston Churchill y el ruso Joseph Stalin.

Roosevelt quería crear las Naciones Unidas. Stalin accedió con la condición de proteger los intereses de las principales potencias con un veto en el Consejo de Seguridad. Los soviéticos también tenían tres membresías en la Asamblea General que incluían a Rusia con poder de veto y «estados» vecinos como Ucrania y Bielorrusia. Churchill estaba preocupado por asegurar Polonia porque Gran Bretaña fue a la guerra a expensas de Polonia.

Prevaleció el argumento de Stalin sobre la seguridad, dado que Rusia fue invadida repetidamente en Europa del Este. Mientras Roosevelt se preocupaba por los votantes polacos en Chicago y Churchill se quejaba del «honor» en Polonia, Stalin hablaba de la supervivencia de Rusia. Churchill propuso un acuerdo dibujando una línea en el mapa que separaba Europa del Este de los angloamericanos para ir a la Unión Soviética y Europa Occidental. Así fue como la Unión Soviética acabó apoderándose de Europa del Este.

READ  G7: Las acciones de Putin en Ucrania avergüenzan a Rusia Rusia

Entre Yalta y el desmantelamiento de la Unión Soviética al final de la Guerra Fría, hubo eventos trágicos relacionados con la sensación de seguridad rusa. Stalin convirtió a Europa del Este en una zona de seguridad al organizar «elecciones democráticas» en las que solo ganaron los comunistas.

Cuando Stalin murió en 1953, Nikita Khrushchev emergió como el último ganador en una lucha interna por el poder en el Kremlin. Un exjefe del Partido Comunista en Ucrania, Jruschov, se entregó a actividades de consolidación del poder que incluyeron la donación de Crimea a Ucrania en 1954, en gran parte para obtener el apoyo de la élite ucraniana contra sus rivales en Moscú.

Su sentido de la seguridad rusa significaba dos cosas. El primero fue suprimir los desafíos al poder soviético en Hungría en 1956 y el segundo participar en una expansión ideológica para competir con Occidente fuera de la esfera de influencia soviética. Dado que Estados Unidos tenía misiles en Turquía, decidió expandir la seguridad soviética colocando misiles en Cuba que llevaron a 1962 a casi la aniquilación mutua.

En ese momento, los estadounidenses habían desarrollado una obsesión por avergonzar y eliminar a Rusia. Esta obsesión continuó incluso cuando Mikhail Gorbachev sacrificó el régimen soviético para salvar a Rusia e ingenuamente creyó en las promesas estadounidenses de que la OTAN no se expandiría a Europa del Este.

Confundiendo «fuerza» con «razón», como dijo el «Gran Estratega» de Yale, John Lewis Gaddis, los estadounidenses ignoraron las preocupaciones de seguridad rusas y expandieron la OTAN a Europa del Este. Dado que Occidente no respetó sus compromisos, Rusia recurrió al hombre fuerte Vladimir Putin para restaurar una sensación rusa de seguridad y respeto.

READ  COVID-19: Omicron presenta un riesgo global 'muy alto' pero los datos sobre la gravedad son limitados - OMS

Con Putin, el sentido ruso de supervivencia ha tomado el centro del escenario y todo lo demás es secundario. Con algunos funcionarios ucranianos igualmente agitados para ignorar las preocupaciones de seguridad de Rusia, Putin encontró una excusa para retomar Crimea en 2014, comenzó a hacer sonar sables en la frontera, participó en juegos de guerra en Bielorrusia y esperó a ver qué haría Occidente.

El miedo de Rusia a los ataques tiende a trascender otras lógicas, y no es el único que cree que la supervivencia elimina cualquier otra causa.