Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

¿Por qué ya no es necesario el enmascaramiento global?

¿Por qué ya no es necesario el enmascaramiento global?

Los epidemiólogos de la salud y los expertos en enfermedades infecciosas de diferentes sistemas de salud argumentan que el enmascaramiento masivo en los entornos de atención médica ya no es necesario debido al progreso y la inmunidad de la población. Abogan por que el SARS-CoV-2 se gestione de forma similar a otros virus respiratorios, el uso de mascarillas en situaciones específicas y la adaptación de políticas en función del contexto cambiante de la pandemia.

Los expertos piden que las políticas se adapten para adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Según epidemiólogos de atención médica y especialistas en enfermedades infecciosas de varios sistemas de atención médica de Boston y más allá, la era del uso masivo de máscaras en los centros de atención médica ha terminado. En un comentario escrito conjuntamente presentado en Anales de Medicina InternaExpertos de Mass Brigham, Beth Israel Lahey Health, Tufts Medicine, VA Healthcare System Boston y otros sistemas de atención médica en todo el país explican el escenario y las circunstancias cambiantes de la pandemia y destacan las razones por las que una máscara universal ya no es obligatoria en los entornos de atención médica.

“Aunque es fundamental en las fases previas a la pandemia, hemos entrado en una fase más estable, con una inmunidad significativa en toda la población, una protección duradera contra enfermedades graves, una serie de variantes menos virulentas y otros cambios importantes y favorables”, dijo la autora Erica S. . Shenoy, MD, PhD, director médico para el control de infecciones de Brigham’s Comprehensive y médico de enfermedades infecciosas en el Hospital General de Massachusetts (MGH). «A medida que cambian las condiciones, debemos reevaluar nuestras políticas de prevención de infecciones, incluidos los requisitos para el uso de máscaras en entornos de atención médica, y adaptarnos».

En el comentario, los autores enfatizan las diferentes fases de la epidemia y describen que, si bien se justificaba el ocultamiento general antes de que estuvieran disponibles las contramedidas médicas, los desarrollos y la inmunidad de la población cambiaron la idoneidad de la política. Resaltando el tema del cambio continuo y continuo, revisan la justificación para expandir inicialmente el uso de mascarillas en entornos de atención médica, las razones por las que se necesita una reducción y las circunstancias bajo las cuales el uso de mascarillas puede reconsiderarse más ampliamente nuevamente.

“Después de tres años de uso de máscaras generales en la atención médica, el cálculo de riesgo-beneficio ha cambiado”, dijo Shira Doron, MD, directora de control de infecciones de Tufts Health System y epidemióloga del hospital en Tufts Medical Center. «Las máscaras tienen desventajas, como la mala comunicación y la interrupción del contacto humano. Estamos en la fase de una pandemia en la que ahora tiene sentido terminar con el uso obligatorio de máscaras».

Dado el progreso, los autores abogan por la gestión[{» attribute=»»>SARS-CoV-2 in a similar way to how other respiratory viruses are managed in healthcare settings. This includes ensuring healthcare personnel use masks (and eye protection) when engaging in activities that could generate splashes or sprays and having patients mask if they have respiratory symptoms.

“As the pandemic moves into an endemic phase, we need to transition prevention efforts to incorporate all respiratory viruses. Performing risk assessments and applying lessons learned from COVID-19, including about how to apply masking, will permit a more flexible, durable response now and in future seasons,” said co-author Sharon Wright, MD, MPH, chief infection prevention officer at Beth Israel Lahey Health in Cambridge.

“The best evidence-based policy making is dynamic, and adapts to changing conditions, evidence, and contexts. As all these factors change, even policy goals may need to be updated,” said senior author Westyn Branch-Elliman, MD, MMSc, an infectious diseases specialist and clinical investigator at VA Boston Healthcare System. Since 2020, she explained, society has been living in a constant state of change during which we have achieved major preventative and therapeutic advancements and the infection fatality rate has fallen dramatically. She continued: “At the same time, we know universal masking is not without costs, even in healthcare. Given these realities, it is time to update policies once again, recognizing this is unlikely to be the last update. Change and adaptation are expected. That does not mean ‘the science has changed’, but almost everything around it has.”

Reference: “Universal Masking in Health Care Settings: A Pandemic Strategy Whose Time Has Come and Gone, For Now” by Erica S. Shenoy, MD, Ph.D., Hilary M. Babcock, MD, MPH, Karen B. Brust, MD, Michael S. Calderwood, MD, MPH, Shira Doron, MD, Anurag N. Malani, MD, Sharon B. Wright, MD, MPH and Westyn Branch-Elliman, MD, MMSc, 18 April 2023, Annals of Internal Medicine.
DOI: 10.7326/M23-0793

Disclosures: None of the authors have relevant conflicts of interest to disclose. The views expressed are those of the authors. They do not necessarily represent those of the US Department of Veterans Affairs or the US Federal government.

READ  La nueva novela gráfica online de la NASA