Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Por qué es probable que un nuevo acuerdo fiscal global del 15 por ciento profundice la carrera hacia el fondo

Ideas y debate

Por qué es probable que un nuevo acuerdo fiscal global del 15 por ciento profundice la carrera hacia el fondo


foto de la idea

El empresario salta por encima de los impuestos en el concepto de evasión fiscal.

resumen

  • La erosión de la base y la transferencia de beneficios (BEPS) son estrategias de planificación fiscal que utilizan las corporaciones multinacionales para explotar las lagunas y los desajustes en las normas fiscales.
  • A nivel nacional, es probable que se implemente como un impuesto mínimo corporativo (CMT) y se espera que los estados promulguen nuevas leyes o modifiquen las leyes existentes para dar este efecto.
  • Muchas grandes corporaciones multinacionales cuentan con ingresos superiores al PIB de los países en desarrollo.

La erosión de la base y la transferencia de beneficios (BEPS) son estrategias de planificación fiscal que utilizan las corporaciones multinacionales para aprovechar las lagunas y los desajustes en las normas fiscales para evitar el pago en los países en los que hacen negocios.

No existe una armonización universal de las leyes tributarias, y la independencia de los países para promulgar sus propias leyes nacionales y celebrar acuerdos bilaterales de doble tributación (DTA) ha permitido a las corporaciones multinacionales desarrollar estrategias de planificación tributaria que aprovechan las brechas y contradicciones en las reglas para evitar pagar impuestos o reducir la base imponible.

A nivel mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estima que la planificación fiscal de las corporaciones multinacionales ha provocado una pérdida de ingresos de 100 a 240 mil millones de dólares anuales.

Para limitar la erosión de la base imponible, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y foros de políticas intergubernamentales como el Grupo de los Siete, el Grupo de los Veinte y el Grupo de los 77 han estado a la vanguardia de la coordinación de negociaciones entre los Estados miembros. Bajo sus auspicios, se llevan a cabo discusiones sobre la formación de políticas tributarias con el objetivo de establecer estándares internacionales armonizados con el resultado deseado de minimizar la pérdida de ingresos como resultado de la planificación tributaria.

El 8 de octubre de 2021, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) anunció que la comunidad internacional había alcanzado un acuerdo fiscal « innovador » en el que los miembros de la OCDE / G20 decidieron el marco integral sobre BEPS (Marco de acción de la OCDE). Imponer un impuesto mínimo global a las empresas multinacionales. A una tasa del 15 por ciento sobre los ingresos a partir de 2023.

A nivel nacional, es probable que se implemente como un impuesto mínimo corporativo (CMT) y se espera que los estados promulguen nuevas leyes o modifiquen las leyes existentes para dar este efecto. Unos 136 de los 140 estados miembros en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos se han sumado al acuerdo, mientras que Kenia, Nigeria, Pakistán y Sri Lanka se han detenido.

Es esencial tener en cuenta que el impuesto mínimo global no tiene como objetivo eliminar la competencia fiscal entre países y trasladar las ganancias a jurisdicciones más competitivas, sino que busca garantizar que las corporaciones multinacionales paguen a CMT en los países en los que operan y generen ganancias independientemente de si tienen presencia física o establecimiento permanente en este mercado, lo que garantiza una distribución más equitativa de los beneficios y los derechos fiscales entre todos los Estados miembros en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Este es un cambio de la actual infraestructura tributaria global regulada por acuerdos comerciales digitales bilaterales que otorgan derechos tributarios a corporaciones multinacionales a países en los que las empresas tienen un establecimiento permanente.

Si bien los países en desarrollo forman parte del marco de la OCDE, su mayor dependencia del impuesto sobre la renta de las empresas significa que sufren desproporcionadamente del BEPS. Por el contrario, los países en desarrollo buscan atraer IED mediante leyes fiscales competitivas en forma de incentivos y tipos impositivos reducidos.

Muchas grandes corporaciones multinacionales cuentan con ingresos superiores al PIB de los países en desarrollo. Esta disparidad en el poder económico deja un gran desequilibrio cuando los países en desarrollo negocian con poderosas corporaciones multinacionales que a menudo aceptan términos contractuales injustos por temor a trasladar sus negocios a otra parte.

La planificación fiscal tiene como objetivo mantener la competitividad de precios al tiempo que garantiza que los rendimientos de los accionistas sean remunerativos. La imposición del marco de la OCDE conducirá a una reducción significativa de los márgenes de beneficio empresarial, ya que la CMT depende de las tasas impositivas actuales.

Las corporaciones multinacionales desean mantener sus precios competitivos y asegurarse de que los accionistas estén satisfechos con los beneficios. Es probable que utilicen estrategias de planificación fiscal. Al mismo tiempo, si no logran reducir la base imponible, aparecerán en el horizonte excesos en la necesidad y un aumento en el costo de los bienes en detrimento de los ciudadanos de clase media y baja.

Por otro lado, la mayoría de las empresas nacionales no pueden permitirse estrategias complejas de optimización fiscal y es probable que traspasen los costos a los consumidores para mantener su margen de beneficio, lo que hará que sus precios no sean competitivos y, a la larga, posiblemente quiebren.

Los esfuerzos de colaboración internacional para reducir la planificación fiscal no siempre conducen al resultado deseado. La reciente decisión de la Corte Suprema de Kenia el 20 de septiembre de 2021, que prohíbe la implementación de CMT por parte de la Autoridad de Ingresos de Kenia, ha arrojado una clave en el funcionamiento de estos esfuerzos. Como era de esperar, el 8 de octubre de 2021, el gobierno de Kenia dejó de firmar el Marco de Acción de la OCDE.

En conclusión, cuando se trata de impuestos, no solo hay diferentes intereses en competencia, sino que siempre hay una entidad que pierde. Debido a que el marco de la OCDE no pretende eliminar la competencia fiscal y no todos los países del mundo se han adherido a este marco, es probable que las corporaciones multinacionales utilicen sofisticadas estrategias de planificación fiscal para eludir el marco. También es probable que su imposición deje a los países uno frente al otro, profundizando así la carrera hacia el fondo.

READ  Para dar voz a quienes nunca antes han oído hablar de él, consiga más mujeres líderes