Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Multitudes regresan a la Ciudad de México para volver a legalizar el acero | Noticias, deportes, trabajos

Un penitente sostiene un manojo de ramas con púas durante la procesión de Semana Santa en Taxco, México, el jueves 14 de abril de 2022. En las procesiones tradicionales que duran desde el jueves por la noche hasta la madrugada del viernes, los penitentes enmascarados tiran de sus cadenas y llevan sus púas bultos por las calles, donde algunos son azotados con látigos tachonados de clavos para acercarlos a Dios. (Foto AP/Eduardo Verdugo)

CIUDAD DE MÉXICO (AFP) – Una ciudad de la Ciudad de México celebró el viernes por primera vez en dos años la representación de la Crucifixión más famosa de América Latina con espectadores, luego de que la pandemia del coronavirus obligara a los programas exclusivos de televisión en 2020 y 2021.

Una lujosa y elaborada Semana Santa se lleva a cabo en el barrio oriental de Iztapalaba desde 1843, y en los últimos años ha atraído a un total de alrededor de 2 millones de espectadores.

Pero los espectadores fueron prohibidos en 2020 y 2021 con la esperanza de prevenir la propagación del coronavirus.

La alcaldesa de Iztapalaba, Clara Brugada, dijo el viernes que 1,8 millones de personas han asistido a la recreación este año y que “Sucedió pacíficamente, sin ningún incidente grave”.

Se están llevando a cabo procesiones de reinas similares en toda la región, incluida una que se llevó a cabo el jueves por la noche en la ciudad turística de Taxco, México.

La recreación detallada de Iztapalapa se realizó por primera vez en 1843 después de que un brote de cólera amenazara a la entonces aldea rural. Tradicionalmente se requiere que todos los representantes sean residentes de la ciudad.

READ  GP de Mónaco: la F1 vuelve a las calles del emirato de fama mundial para la exitosa fase de la temporada 2021

El crecimiento urbano de la Ciudad de México se ha tragado durante mucho tiempo a Iztapalaba. La pasión incluye procesiones masivas y recreaciones públicas con elencos masivos, que culminan en una recreación del Viernes Santo de la Crucifixión donde se utilizan cuerdas y una pequeña repisa para garantizar la seguridad de los actores.