Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

México celebra el Día de Muertos tras el cierre de la pandemia | Noticias, deportes, trabajos

Una mujer vestida como «Katrina» con un protector facial posa para una foto durante las celebraciones del Día de Muertos en la Ciudad de México, el domingo 31 de octubre de 2021. Altares y obras de arte de todo el país desfilan en una procesión, como homenaje a los mexicanos. el día de los Muertos. (Foto AP / Fernando Lano)

CIUDAD DE MÉXICO (AFP) – México regresó el domingo a las celebraciones masivas del Día de Muertos, luego de prohibir las visitas tradicionales a los cementerios el año pasado debido a la pandemia de coronavirus.

Pero la pausa de un año mostró cómo la tradición misma rechaza la muerte: la mayoría de las familias todavía celebran las masacres en el hogar de sus seres queridos fallecidos, algunos de los cuales se han infiltrado en los cementerios de todos modos.

Gerardo Tapia Guadarrama se unió el domingo a muchos otros en el cementerio cuando visitó la tumba de su padre, Juan Ignacio Tapia, quien murió en mayo de 2020 de un coágulo de sangre.

Aunque los cementerios en México se cerraron a los visitantes el año pasado para evitar la propagación del virus, una fuerte tradición es que su hijo todavía se desliza al cementerio en el suburbio de Valle de Chalco, al este de la Ciudad de México, para visitarlo.

“El año latino fue tabú, pero encontramos la manera”, dijo tapiadamente Tapia Guadarrama. Muchas tumbas tienen paredes bajas sobre las que se puede saltar.

«Vivir es recordar» Él dijo. «Lo que más quieren (los muertos) es visitar a sus allegados en vida».

La festividad comienza el 31 de octubre, en memoria de los fallecidos en accidentes; Continúa el 1 de noviembre para conmemorar a los que murieron en la infancia, y luego a los que murieron como adultos el 2 de noviembre.

READ  Elige México 1-2 Ecuador | amistoso internacional | Charlotte, Estados Unidos | fútbol

Las festividades involucran a familias enteras limpiando y decorando las tumbas cubiertas de caléndulas anaranjadas. Tanto en los cementerios como en los altares de las casas, los familiares encienden velas y hacen ofrendas de las comidas y bebidas favoritas de sus familiares fallecidos.

Había un altar especial en el centro de la Ciudad de México dedicado a los que murieron de COVID-19. A los familiares se les permitió ingresar a un patio cercado y se les mostró equipo para imprimir fotos de sus seres queridos, que luego pudieron instalar, junto con mensajes escritos a mano, en la pared negra.

Fue un memorial tranquilo y solemne en un país donde las muertes por coronavirus han afectado a casi todas las familias extendidas.

México tiene más de 288,000 muertes confirmadas para las pruebas, pero las probables muertes por el virus Corona que figuran en los certificados de defunción indican que el número de muertos es cercano a 440,000, según algunas estadísticas, ocupando el cuarto lugar en el mundo.

Para un país donde la gente generalmente muere rodeada de sus familiares, COVID-19 ha sido particularmente duro, con los seres queridos llevados solos en carpas de plástico, para morir solos en aislamiento.

«Lo único que puedo decirle es: ‘Haz lo que te digan los médicos'». Gina Olvera dijo sobre su padre, quien murió a causa del virus Corona. «Eso fue lo último que pude decirle». Olvera dijo que le dijo a su padre, mientras graba su foto en el memorial, «Bueno, no lo lograste, pero estás aquí con nosotros».

Una mujer lloró mientras adjuntaba una foto de su primer plano. Otra, Dulce Moreno, estaba tranquila pero triste cuando colocó una foto de su tío y abuelo, Pedro Acosta Núñez, quienes habían muerto por complicaciones del COVID-19.

READ  La selección canadiense de baloncesto femenino afronta un partido crucial por el campeonato ante Corea

«La casa se siente vacía ahora sin él (abuelo) nos sentimos perdidos» Dijo Moreno.

Para la mayoría de la gente, fue un feliz regreso, sobre todo, a actividades públicas como masacres públicas y el desfile del Día de Muertos al estilo de Hollywood que adoptó la Ciudad de México para imitar una carrera ficticia en la película de James Bond de 2015. «fantasma.»

“Estos días no son tristes aquí. Son una forma de recordar a nuestros muertos con gran alegría”, Otilia Ochoa, ama de casa que vino con decenas de personas más para tomar fotografías de las actuaciones adornadas con flores cerca del monumento al coronavirus. «Qué bueno es recuperar esta libertad, esta conexión que hemos perdido» Dijo Ochoa durante la pandemia.

Decenas de miles de residentes de la Ciudad de México, casi todos con máscaras, a pesar de la tasa de vacunación relativamente alta de la ciudad, se reunieron a lo largo de la calle principal de la ciudad el domingo para ver un desfile de esqueletos, bailarines y carrozas.

Hubo pocas referencias al coronavirus en el programa, pero hubo toda una sección de actores vestidos de huesos que representaban a los comerciantes y vendedores ambulantes de la Ciudad de México.

«¡Estamos aquí para celebrar la vida!» Dijo la ministra de Turismo de la Ciudad de México, Paola Félix Díaz, al inicio del espectáculo.

Las actividades grupales más peligrosas, como las fiestas de disfraces de Halloween y el truco o trato, no se han recuperado de la epidemia. Pero los niños aprovecharon la oportunidad para vestirse con Catrinas al estilo mexicano como la calavera, o como vigilantes vestidos de rojo de la serie de Netflix. «Juego de calamar».

Pero México siempre ha tenido una actitud diferente hacia la muerte, más social y más aceptable que en muchas partes del mundo. Los despertares y los funerales aquí suelen ser eventos elaborados, que duran días y reúnen a vecindarios enteros y familias extendidas para comer, orar y recordar.

READ  UTEP vs. Nuevo México.