Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Los civiles huyen mientras los yihadistas vinculados a ISIS avanzan en el noreste de Malí

Vía AFP

Fuentes allí dijeron que los yihadistas aliados con el grupo Estado Islámico avanzaban en el noreste de Malí, lo que llevó a los aterrorizados ciudadanos a huir de sus hogares.

El Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS) lanzó una ofensiva en las regiones de Gao y Menaka en marzo, lo que provocó intensos combates con grupos armados locales y yihadistas rivales.

“Si no se hace nada, toda la región será ocupada” por yihadistas, defensores de derechos humanos, con los que contactó Agencia de prensa de Francia en WhatsApp, bajo condición de anonimato.

Testigos y otras fuentes contactadas Agencia de prensa de Francia La campaña en curso del ISGS en esta zona remota y peligrosa ha confirmado, y los activistas de derechos dicen que los civiles han sido masacrados.

Las ciudades estratégicas de Gao y Menaka han estado durante mucho tiempo al frente de la crisis yihadista de Malí durante una década.

anuncios

miles de muertos

Desde 2012, miles han muerto y cientos de miles han huido de sus hogares, en una insurgencia que se ha extendido a los vecinos Níger y Burkina Faso.

La desesperación por las pérdidas llevó a los oficiales militares malienses a dar un golpe de Estado en 2020.

El consejo militar trajo fuerzas paramilitares rusas, una medida que llevó a Francia a retirar las fuerzas que habían estado luchando contra los yihadistas durante nueve años.

masacres

Fuera de las dos ciudades, el área es en gran parte desértica, habitada principalmente por beduinos.

Llevaron la peor parte de los enfrentamientos entre los tuareg independentistas y el ejército maliense entre 2012 y 2015.

READ  Europa se aferra a la estabilidad mientras Rusia cierra el grifo del gas para reparaciones

Ahora están atrapados en el fuego cruzado entre el ISGS por un lado y una variedad de grupos armados por el otro.

Estos últimos están formados por yihadistas de al-Qaeda. luchadores independentistas que firmaron un acuerdo de paz con el gobierno en 2015; y combatientes tuareg progubernamentales que anteriormente habían luchado contra grupos independentistas.

Ataques frecuentes

Las Naciones Unidas y las ONG han informado de frecuentes ataques contra comunidades acusadas de incitar al enemigo o negarse a unirse a los yihadistas.

Human Rights Watch dijo el mes pasado que cientos de aldeanos fueron asesinados en masacres por parte de combatientes de ISIS.

Once personas murieron el lunes en una incursión de hombres armados en motocicletas en un campamento para desplazados en Kadji, en las afueras de Gao, dijeron funcionarios locales y trabajadores humanitarios. Agencia de prensa de Francia.

Musa Ag Chratuman, líder del Movimiento Pro-Salamah Azawad, dijo que prevalecía un «clima de terror».

«Toda la vida económica se ha detenido y las carreteras han sido destruidas», dijo.

“(Es) una crisis humanitaria sin precedentes”, dijo, y agregó que la ciudad de Menaka estaba inundada de personas desplazadas.

Un alcalde de la Región Administrativa de Menaka dijo que no quedaba nadie en su distrito.

Un documento de la ONU publicado este mes decía que casi 60.000 personas habían llegado a Gao.

La retirada de las fuerzas francesas.

Varias fuentes dijeron que los yihadistas entraron en un vacío que quedó cuando Francia retiró sus fuerzas de la región.

La frontera con el vecino Níger es el límite de los combates.

El ejército de Níger cuenta con el apoyo aéreo y terrestre de fuerzas extranjeras, incluida la misión francesa Barkhane.

READ  Es hora de que África se deshaga de la dependencia de los productores externos de vacunas.

En el lado de Malí, el ejército está escondido en la ciudad de Menaka, una táctica que deja «el camino abierto» para los yihadistas, dice un funcionario electo local que huyó a Bamako. Agencia de prensa de Francia.

drogado

Él y otros pintan un cuadro desgarrador de la vida en áreas bajo control yihadista.

«Si no estás con ellos, entonces estás contra ellos», dijo el funcionario.

Las aldeas capturadas por los militantes deben pagar un impuesto islámico y someterse a una interpretación brutal de la ley Sharia.

Un trabajador humanitario en Ansongo dijo que en el pueblo de Tin-Hama, una pareja soltera, de 50 y 36 años, fue lapidada hasta la muerte en septiembre.

«Hacían un hoyo en el día del mercado semanal y (los) metieron (…) hasta las caderas, luego les tiraron piedras», dijo la fuente.

Una fuente de seguridad en Níger dijo que las fuerzas progubernamentales están tratando de obtener ayuda externa para su causa.

Alianza con exrebeldes

Una idea es formar una alianza con los ex rebeldes en la Coordinación de Movimientos Azawad y el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes, un grupo en la sombra liderado por Iyad Ag Ghali, un tuareg afiliado a al-Qaeda.

Un diplomático africano en Bamako dijo que las posibilidades de formar un frente común eran escasas.

«Políticamente, parece una exageración que la gente coopere abiertamente con Al Qaeda hoy», dijo el diplomático.