Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Las advertencias sobre productos químicos peligrosos prohibidos por la Unión Europea proliferan en las granjas de Kenia

Una investigación ha revelado el uso generalizado de productos químicos agrícolas en Kenia que han sido prohibidos en las granjas europeas debido a los riesgos para la salud y el medio ambiente.

Encuesta de un mes antes nación dominical Se ha descubierto que los agricultores utilizan, de forma intencionada o no, herbicidas y pesticidas que han sido prohibidos en Europa, en gran parte debido a un control deficiente oa la falta de cumplimiento.

Los agricultores con los que hablamos dijeron que los productos químicos los hacen vulnerables a las enfermedades, además de degradar sus tierras y matar los nutrientes de los cultivos que cultivan.

Uno de los productos químicos más utilizados es el herbicida Roundup a base de glifosato, que muchos estudios han demostrado que tiene efectos drásticos en el suelo.

Los estudios muestran que los herbicidas a base de glifosato modifican la microflora del suelo, afectando la disponibilidad de los nutrientes necesarios para la resistencia a las enfermedades y alterando la eficiencia fisiológica de las plantas.

El glifosato también es un carcinógeno humano probable, según la Agencia de Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud.

Como resultado de los efectos radicales de estos y otros agroquímicos, activistas y agricultores en Kenia están presionando para prohibir y crear conciencia sobre su uso adecuado.

Los agricultores que entrevistamos dijeron que la mayoría carecía de información sobre el uso adecuado de los productos químicos en el mercado. También carecen de equipo de protección para protegerlos de la exposición a sustancias nocivas.

«La mayoría de nosotros ignoramos los efectos a largo plazo de estos productos químicos», dijo Choupette, que cultiva cultivos hortícolas como tomates, judías verdes y maracuyá.

Solomon Limo, otro agricultor de la misma provincia, pidió al gobierno que intensifique las medidas para controlar el uso de productos químicos en las fincas.

«Esos agricultores que venden productos no educan a los agricultores. Solo están en el negocio de vender». Él dijo.

David Langatt, un ávido cultivador de frutas del condado de Beaumet, dijo que mientras él y la mayoría de sus colegas tuvieran «buenos resultados en términos de producción y buenas ganancias», no les importaban mucho los efectos sobre la salud.

«Creo que el gobierno está intentando pero puede hacer más para educar a los agricultores sobre el uso de productos químicos porque algunos son muy tóxicos», señaló.

El director interino de agricultura del condado de Uasin Gishu, el Sr. Robin Sirone, dijo que el gobierno provincial estaba preocupado por los productos químicos, ya que exponen a los agricultores a riesgos para la salud y afectan negativamente al mercado de exportación.

Dijo que el condado está trabajando con la Junta de Productos de Control de Pesticidas (PCPB) para educar a los agricultores sobre el uso apropiado de la sustancia.

Los descubrimientos se producen en el contexto de las preocupaciones de que los agricultores de Kenia están utilizando productos químicos cada vez más dañinos, algunos de los cuales están prohibidos en el mercado de la UE.

Las importaciones de Kenia en 2018 y 2019 incluyeron, por ejemplo, iprodiona y acetocloro de Bélgica y 1,3-dicloropropeno de España, que están prohibidos en la Unión Europea.

En Kenia, el 44 por ciento (1362 toneladas) del volumen total de plaguicidas utilizados está prohibido en Europa, de donde se importan.

“Los datos de ventas muestran que más del 76 por ciento (2353 toneladas) del volumen total de plaguicidas vendidos en Kenia (equivalente a 195 productos) contienen uno o más ingredientes activos clasificados como plaguicidas extremadamente peligrosos, que han demostrado proporcionar un nivel elevado de plaguicidas. es un peligro agudo o crónico para la salud o el medio ambiente”, dijo el Dr. Silk Bullmore, toxicólogo ambiental.

Ella habló en el lanzamiento de la edición de Kenia del Pesticide Atlas 2022, un informe publicado conjuntamente por Heinrich-Böll-Stiftung (HBF) Kenia y HBF Berlín, entre otros socios.

Una extensa investigación realizada por BMC Research en 141 países entre 2006 y 2018 encontró que «hay 385 millones de casos de intoxicación aguda no intencional con pesticidas» en el mundo cada año, incluidas 11,000 muertes. La mayoría de estos casos se encuentran en el sur de Asia, el sudeste de Asia y el este de África.

El uso de pesticidas también crea un círculo vicioso.

“Cuando los pesticidas matan a los enemigos naturales de las plagas o mueren porque hay pocas plagas para comer, cualquier plaga que viva o migre desde el exterior se encuentra libre para reproducirse, y una explosión en la población de plagas da como resultado un círculo paradójico y vicioso, donde más pesticidas conducen a más plagas.” Más que nunca”, señala la guía My Food is African Barefoot, publicada por Alliance for Food Sovereignty in Africa (AFSA).

READ  El ícono de la moda africana se instala en Kenia

El movimiento de la sociedad civil está presionando por una política alimentaria inclusiva para África que respalde la necesidad del continente de alimentarse de manera sostenible frente a los problemas de salud de la agricultura industrial, la incertidumbre global y el cambio climático.

Al mismo tiempo, más de 12 000 agricultores y activistas firmaron una petición que apoya la eliminación de productos químicos peligrosos del mercado de Kenia, lo que aumenta la presión sobre el parlamento para que prohíba más de 200 de estos pesticidas.

Su movimiento siguió a un estudio realizado por la Red de Agricultura Orgánica de Kenia y Eco-Trac Consulting, que mostró que los kenianos consumían alimentos con altos residuos de pesticidas.

Los agricultores están impulsando la petición a través de la diputada Gladys Shollei, de Uasin Gishu, quien presentó una moción similar en el Parlamento en 2020 para prohibir la venta de productos químicos nocivos.

La Sra. Sholey, quien también es vicepresidenta de la Asamblea Nacional, dice que solo siete de los 232 productos químicos informados por los agricultores han sido retirados del mercado local.