Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

La tecnología de ARN es un nuevo título para el desarrollo de la ciencia médica.

La tecnología de ARN es un nuevo título para el desarrollo de la ciencia médica.

Miércoles – 23 Jumada I 1442 AH – 06 de enero de 2021 AD Edición No. [
15380]

Ginebra: Shawqi Al Rayes

Después de estar abrumado por los círculos científicos durante los últimos meses del año que transcurrió sobre la innovadora tecnología de ARN que se utiliza para producir las vacunas de las que el mundo confía en su guerra sanitaria y económica contra la pandemia “Covid-19”, es casi seguro que será un premio. Nobel Medicine recibirá este año de los investigadores que han tenido la ventaja más larga en el desarrollo de esta tecnología, que también abre amplias puertas para el desarrollo de tratamientos y vacunas contra muchas enfermedades incurables.
Pero contrariamente a la creencia imperante de que esta tecnología es producto de una intensa y rápida investigación durante los últimos meses, la comunidad científica recuerda que decenas de investigadores han estado activos durante casi tres décadas para desarrollarla, alejados de las luces reveladoras de los medios y con recursos muy limitados, con el objetivo de producir tratamientos para algunos tumores cancerosos.
El ARN es la “célula media” más antigua del cuerpo humano, es decir, la que contiene los genes troncales genéticos, tiene dos funciones básicas: la autorreplicación y la transmisión de mensajes e instrucciones codificados a otras células.
Después de que los científicos hayan visto durante años que el ADN es el que realiza estas dos funciones, descubrimientos recientes realizados en varios de los principales centros de investigación científica han demostrado que el ARN es la célula madre de la que surgió la vida humana hace unos 4 mil millones de millones de años.
La primera demostración científica de la tecnología de ARN utilizada en las vacunas Pfizer y Moderna se realizó hace treinta años en la Universidad de Wisconsin, en Estados Unidos, cuando experimentos de laboratorio demostraron que inyectar esta sustancia directamente en el músculo de ratas hace que las células lean la información que se les lleva. Esos experimentos de laboratorio habían utilizado el material proteico que brilla en el cuerpo del insecto “lámpara de la noche” para facilitar la detección. En cuanto a la vacuna “Pfizer”, lleva el virus “Corona” desarrollado en el laboratorio para transmitir la inyección a las células, lo que empuja al cuerpo a producir el material proteínico que envuelve al virus y atrae al sistema inmunológico. Reconocerlo y estar preparado para responder y defender el organismo cuando el virus natural entre en él.
Han pasado, entonces, treinta años desde el primer experimento de laboratorio hasta el desarrollo de las vacunas contra el “Covid-19”, tras superar muchos obstáculos, la mayoría de ellos resultado de la fragilidad de la sustancia ARN que es fácilmente destruida por levaduras (enzimas) que abundan en la saliva y el sudor en todo el cuerpo humano. Por lo tanto, era necesario idear un medio para encapsular y proteger este material para permitirle ingresar a las células sin perder su capacidad para interactuar y transmitir instrucciones y mensajes. También era necesario mejorar la capacidad de las moléculas para penetrar la membrana celular, lo que hacía que estas pruebas fueran poco atractivas para los donantes que preferían invertir en métodos tradicionales de desarrollo de vacunas.
Sin embargo, con el inicio de la última década, algunas grandes empresas intuyeron que el desarrollo de fármacos y tratamientos con tecnología basada en ARN proporcionaría grandes ventajas frente a los medicamentos y tratamientos desarrollados con tecnologías tradicionales, y decidieron incrementar sus inversiones para financiar su investigación de desarrollo, levantando así cierta sospecha entre la opinión pública en términos de Su seguridad, aunque el ARN transporta información a las células, no ha logrado reproducirla y por lo tanto no es válida. Además, no puede ingresar al genoma humano y, por lo tanto, no existe la posibilidad de mutación debido a la introducción del material viral en las células. Y como se ha demostrado en los últimos meses, se puede desarrollar y producir a gran escala de manera rápida y eficiente.
Los especialistas en virología y epidemiología no ocultan su asombro por la rapidez con la que se desarrollaron las vacunas “Pfizer” y “Moderna”, ya que el desarrollo de las vacunas suele tardar unos diez años, y el récord hasta ahora era el desarrollo de una vacuna contra la adenitis por parotiditis, que provoca la fiebre parotiditis Niños, lo que llevó cuatro años en los años sesenta del siglo pasado.
Este nuevo récord en la velocidad del desarrollo de vacunas fue una fuente de gran optimismo en la comunidad científica que se hizo segura de la capacidad de desarrollar vacunas en menos de un año, si los recursos estuvieran disponibles para eso, especialmente porque los virólogos están seguros de que el mundo está al borde de otras pandemias en el futuro, y que la velocidad del desarrollo Las vacunas contra él serán cruciales para evitar las tremendas repercusiones económicas y de salud que han resultado del “Covid-19”.
Es de destacar que la Organización Mundial de la Salud había advertido repetidamente en los últimos meses que la neumonía, la malaria y la tuberculosis matan a millones cada año en los países en desarrollo, y que la investigación para desarrollar vacunas o tratamientos contra ellas no atrae la inversión suficiente para realizarlas, como sucedió con el “Covid-19”.
Cabe destacar que las vacunas al final no son más que un truco o una forma científica de persuadir al sistema inmunológico para que sea nuestro aliado ante la invasión de cuerpos extraños. El asombro que reinaba en la comunidad científica ante esta innovadora tecnología para el desarrollo de vacunas no debe olvidar la asombrosa creatividad de la evolución biológica natural. El sistema inmunológico humano tiene sensores que le permiten monitorear todo tipo de sustancias proteicas transmitidas, lo que significa que es capaz de distinguir entre sustancias invasoras y los cientos de miles de auto-moléculas presentes en el cuerpo humano. Y cuando esta capacidad de distinguir se deteriora, surge una de las enfermedades autoinmunes de las que hoy se conocen unas cincuenta, y la mayoría de ellas constituyen una de las principales barreras intratables en el camino de la ciencia médica.
Pero lo más extraño de todo es la capacidad del sistema inmunológico para absorber información y adaptarse. Cuando las células producen anticuerpos que reconocen la materia extraña invasora, las células madre se activan y comienzan a proliferar en preparación para enfrentarla después de haber registrado sus características y métodos de interacción. Lo más extraño es que el propio sistema inmunológico surge de un virus antiguo e inactivado.

Suiza

Noticias de Suiza

READ  Curiosity celebra 3000 días desde su aterrizaje en Marte