Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

La salud intestinal está relacionada con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y un estudio apunta a la dieta como posible tratamiento

La salud intestinal está relacionada con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y un estudio apunta a la dieta como posible tratamiento

En un estudio reciente publicado en la revista NutrientesUn equipo de investigadores en Australia realizó una revisión para comprender la diversidad a nivel de especie en el microbioma intestinal y su papel en la patología de la enfermedad de Alzheimer. También investigaron cómo los factores de confusión como los prebióticos, los probióticos y la dieta afectan las diferentes etapas de la enfermedad de Alzheimer.

Estancia: El papel de la dieta y la microbiota intestinal en la enfermedad de Alzheimer. Crédito de la imagen: Design_Cells/Shutterstock

fondo

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa caracterizada por un deterioro cognitivo progresivo que afecta la vida y el funcionamiento diario. Estos deterioros cognitivos afectan capacidades como la toma de decisiones, la memoria, la resolución de problemas, el razonamiento y la movilidad, y suelen ir acompañados de cambios dramáticos de personalidad. El deterioro cognitivo se atribuye a la formación de placas de beta amiloide y a la hiperfosforilación de ovillos neurofibrilares, lo que también provoca inflamación.

Estudios recientes también han descubierto que el eje del microbioma intestino-cerebro desempeña un papel vital a la hora de influir en el riesgo de trastornos de salud mental como la depresión y diversas enfermedades neurodegenerativas, incluida la enfermedad de Alzheimer. Se ha descubierto que las personas con deterioro cognitivo leve y enfermedad de Alzheimer tienen índices de diversidad microbiana intestinal más bajos en comparación con los controles sanos.

Se sabe que varios factores, como la edad, la genética, la dieta y el uso de antibióticos, influyen en el microbioma intestinal, y comprender las interacciones entre estos factores, el microbioma intestinal y sus posibles vínculos con la enfermedad de Alzheimer puede ayudar a identificar tempranamente a las personas en riesgo. Del desarrollo de la enfermedad.

READ  ¿Qué animal tiene la esperanza de vida más corta?

La enfermedad de Alzheimer y el microbioma intestinal

En la revisión actual, los investigadores analizan la incidencia de la enfermedad de Alzheimer en todo el mundo y en Australia. También destaca las tasas de demencia y demencia en los jóvenes y los riesgos de mortalidad relacionada con la demencia. Estudios realizados en Estados Unidos han demostrado que los costos sanitarios anuales asociados con la enfermedad de Alzheimer y la demencia superan los 600 mil millones de dólares y se espera que aumenten significativamente para 2030.

La revisión también cubrió lo que se sabe sobre la patología de la enfermedad de Alzheimer, incluidas discusiones detalladas sobre la formación de placas beta amiloides en el cerebro, que comienzan en las regiones neocorticales orbitofrontal, temporal y basal y finalmente se extienden a la amígdala, los ganglios basales y el hipocampo. y diencéfalo.

Se han propuesto varias hipótesis para explicar los mecanismos por los cuales los péptidos beta-amiloides y los ovillos neurofibrilares de tau contribuyen a la neurodegeneración en la enfermedad de Alzheimer, como la hiperfosforilación de los ovillos neurofibrilares de tau y la cascada de amiloide. La revisión amplió estas hipótesis, así como otros mecanismos potenciales como la disfunción mitocondrial, el estrés oxidativo y la neuroinflamación.

Los estudios que investigan la relación entre el microbioma intestinal y la enfermedad de Alzheimer han informado de una asociación entre microbios intestinales específicos y niveles de varios biomarcadores de la enfermedad de Alzheimer en el líquido cefalorraquídeo. Otros estudios han encontrado un vínculo entre la composición del microbioma intestinal y los niveles de péptido amiloide en el cerebro. Los investigadores brindaron una discusión en profundidad sobre las investigaciones actuales sobre la asociación entre microbios intestinales específicos y diversos aspectos patológicos de la enfermedad de Alzheimer.

READ  NASA LunaNet iluminará la Luna con Wi-Fi y Marte podría ser el próximo

Dieta, microbioma intestinal y enfermedad de Alzheimer

El hecho de que la dieta desempeñe un papel fundamental a la hora de influir en la composición y diversidad del microbioma intestinal es un hallazgo bien fundamentado. La composición del microbioma intestinal también puede modificarse mediante patrones dietéticos específicos y el consumo de diversos suplementos nutricionales, lo que a su vez puede tener un impacto en el eje intestino-cerebro e influir en la patología de la enfermedad de Alzheimer.

La revisión analizó ampliamente el papel de diferentes componentes de la dieta, como proteínas, fibra, grasas, polifenoles y diferentes patrones dietéticos, a la hora de influir en la ecología y la composición del microbioma intestinal. También informó sobre estudios que encontraron mejoras significativas en la función cognitiva de los pacientes con Alzheimer después de seguir patrones dietéticos específicos como la dieta cetogénica, la dieta mediterránea y dietas dirigidas a la presión arterial alta y la neurodegeneración.

Los investigadores también encontraron que, aunque el conjunto de investigaciones sobre el uso de suplementos prebióticos y probióticos como opciones de tratamiento para la enfermedad de Alzheimer aún es limitado, varios estudios han informado que el uso de prebióticos, probióticos y una combinación de ambos pueden modificar la progresión. de la enfermedad de Alzheimer y aliviar sus síntomas. Neuropatología relacionada.

Conclusiones

En resumen, la revisión aborda de manera integral las investigaciones existentes sobre la interacción entre la dieta, la microbiota intestinal y la enfermedad de Alzheimer. Los resultados sugieren que la disbiosis intestinal está fuertemente asociada con la patología de la enfermedad de Alzheimer y representa una vía potencial para el tratamiento no quirúrgico y la modificación del riesgo.