Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

La producción de artículos está creciendo en África, pero falta financiación para la investigación y el desarrollo.

La producción de artículos está creciendo en África, pero falta financiación para la investigación y el desarrollo.

Canal 1

Los bajos niveles de inversión pública y privada en I+D siguen siendo una tendencia en la mayoría de los países africanos. Sin embargo, esta sombría narrativa contrasta con los patrones de producción de conocimiento en los países africanos, donde los estudios bibliométricos de artículos escritos o en coautoría por científicos e investigadores durante las últimas dos décadas muestran un crecimiento anual saludable, según los hallazgos de un trabajo de investigación sobre Flujos globales de financiación científica en África. .

La producción de publicaciones de investigación se ha multiplicado casi por diez, de 13.470 artículos en 2003 a 128.076 artículos publicados por académicos y académicos africanos en 2022, según el profesor Johan Mouton, director del Centro de Evaluación de Investigación, Ciencia y Tecnología de la Universidad Stellenbosch en Sudáfrica.

Canal 1

Habló en un reciente curso de capacitación de la Iniciativa de Consejos de Subvenciones Científicas (SGCI) sobre flujos de financiación de la investigación en África en Mombasa, Kenia.

SGCI es una iniciativa multilateral destinada a fortalecer las capacidades de las agencias de financiación de la ciencia en el África subsahariana para apoyar la investigación para informar políticas que contribuyan al desarrollo económico y social.

Vale la pena señalar que los países del norte de África están trabajando para aumentar de manera constante y constante su contribución relativa a la producción de publicaciones en el continente. Esta es una tendencia que vale la pena vigilar porque muchas de las enfermedades infecciosas de África (paludismo, tuberculosis y enfermedad del sueño) están asociadas con las regiones geográficas tropicales y subtropicales del África subsahariana.

«Por supuesto, también se puede señalar que el cambio climático, con sus impactos negativos sobre el agua y la seguridad alimentaria, puede tener un impacto desproporcionado en las regiones del norte y desérticas del continente, lo que requiere una inversión dedicada en el agua y la seguridad alimentaria», dijo Mouton a los delegados. .

La Masterclass fue dirigida por el académico sudafricano, profesor de la Universidad de Nueva York y asesor del comité SGCI, Teboho Moga. Los delegados estaban compuestos por representantes de 17 consejos científicos de África, centrándose en el papel de los Consejos de Subvenciones Científicas (SGC) en un entorno caracterizado por una financiación nacional pública y privada insuficiente y la necesidad de encontrar nuevas vías para la colaboración en investigación panafricana. Mouton, Invirtiendo en Investigación y Desarrollo, al presentar un documento de trabajo centrado en el papel de la financiación de la ciencia en África, señaló que existe consenso sobre la necesidad de una financiación adecuada y sostenible para las empresas científicas en cualquier campo.

READ  Levanta una copa por tu primo, el rey Carlos III

Sin embargo, ha habido mucho mayor desacuerdo sobre cuestiones y desafíos más profundos, como el hecho de que la mayoría de los gobiernos africanos no invierten suficientes fondos públicos en ciencia en sus países.

Señaló el hecho de que, en la mayoría de los países altamente industrializados del mundo, los sectores empresarial y privado aportan los porcentajes más altos (más del 50%) del PIB a la investigación y el desarrollo.

Por ejemplo, en Japón, el 80% de la inversión en I+D proviene de las empresas y el resto del gobierno japonés. Se encontraron escenarios similares en China, Alemania, Suecia y Francia.

Otros países con un mayor porcentaje de ingresos provenientes de empresas, como Brasil y Portugal, promediaron el 40%. En comparación, la inversión en Sudáfrica es actualmente del 35%, una importante disminución respecto del 55% de inversión en I+D en 2005.

Según el gasto interno bruto promedio reciente en investigación y desarrollo (GERD), como porcentaje del PIB, el gasto interno total en investigación y desarrollo realizado en el territorio nacional durante un período de referencia específico expresado como porcentaje del PIB del territorio nacional, En África seguía estando subdesarrollada.

El PIB total de I+D en África se estima en un 0,33%. Esto es muy débil en comparación con la inversión pública promedio de los países de ingresos medios y altos en I+D, que oscila entre el 2% y el 3%.

Cuando las empresas o el sector privado (incluida la industria) invierten en I+D, se reduce la carga del Estado de proporcionar financiación pública para la ciencia, lo que le permite utilizar más dinero en otras prioridades sociales, económicas y de salud.

“A medida que disminuye la contribución del sector empresarial a la I+D del país, la carga de financiar la I+D pasa al gobierno, y… los gobiernos de África, como en otros lugares, se ven limitados por muchas demandas, [that] De hecho, la ciencia y la tecnología ocupan un lugar secundario en la agenda en comparación con el cambio climático, la pobreza, la igualdad, etc. «Por lo tanto, se depende cada vez más de fuentes extranjeras de financiación», dijo Mouton.

READ  Un pacto para aumentar los ingresos de Kenia en $ 600 mil millones

“Debido al fracaso de la mayoría de los gobiernos africanos y sus sectores empresariales a la hora de apoyar la I+D en sus países durante las últimas tres décadas, siempre fue inevitable que muchos países africanos (e instituciones y científicos individuales) recurrieran a financiación internacional y extranjera para apoyar la I+D. .” Apoyar su trabajo de investigación y desarrollo e incluso el desarrollo de capacidades y carreras. Añadió que esto, como está bien documentado, ha creado una nueva dependencia de la financiación extranjera y tiene sus propias consecuencias negativas.

Ganancias en la producción de investigación

En términos de mayor producción de investigación, Mouton dijo que los trabajos de investigación africanos también logran puntuaciones de impacto de citación superiores al promedio, especialmente en los siguientes campos científicos: medicina y ciencias de la salud (incluida la micología), pesca, astronomía y astrofísica, y ciencia de materiales.

Sin embargo, volviendo a la cuestión de la financiación, dijo que el aumento de la producción de científicos africanos se produce en un contexto en el que la mayoría de los gobiernos africanos necesitan invertir fondos públicos adecuados en ciencia en sus países.
Profundizando en las tendencias en la producción de publicaciones, un hallazgo positivo es el grado en que ha habido un aumento constante de artículos colaborativos extranjeros con países fuera de África: el 58% de todos los artículos en 2022 fueron artículos de varios autores con al menos un autor africano. comparado. Al 34% en 2003

Pero Mouton advirtió que no es prudente centrarse en aumentar la colaboración extranjera (medida por múltiples autores) únicamente porque esta tendencia está vinculada a inversiones masivas por parte de financistas internacionales.

Sin embargo, el aumento de las colaboraciones extranjeras va de la mano con una disminución de los artículos colaborativos nacionales (dentro del país), del 38% en 2003 al 34% en 2022. Los artículos en los que todos los autores son de países africanos han aumentado ligeramente del 1%. formación. de todos los periódicos al 3% en 2022.

“El mensaje principal que nos llevamos de estos resultados es la clara correlación entre el aumento en la producción total de publicaciones (y también la participación global), que está claramente vinculada a un aumento proporcional en las publicaciones de autores extranjeros.

«Esto último es más frecuente ya que los científicos africanos han recibido la mayor cantidad de financiación internacional. En otras palabras, el aumento de la producción y la prominencia de la ciencia africana se puede atribuir más claramente a una mayor colaboración internacional que, a su vez, está vinculada a una mayor financiación de la investigación por parte de los financiadores internacionales. .”
Falta de datos

READ  Mercado de sistemas de información geográfica (SIG) 2021: impulsores de crecimiento líderes a nivel mundial, crecimiento empresarial, tamaño, participación, desafíos de la industria, tendencias y pronóstico para 2027

Dado que la mayoría de los 17 consejos científicos que forman parte del SGCI no han realizado ningún estudio de I+D en los últimos años, Mouton añadió que el equipo de investigación sobre los flujos de financiación en África planea realizar un análisis más profundo de la situación de la financiación en estos países, afirmando que todavía faltan estadísticas actualizadas y que la exactitud del gasto público en investigación y desarrollo es una preocupación importante.

A pesar de los numerosos intentos de realizar encuestas periódicas sobre I+D en la mayoría de los países africanos, Mouton dijo que el hecho es que no hay estadísticas disponibles sobre el gasto en I+D para países como Nigeria, Kenia o Ghana; O, cuando hay estadísticas disponibles, tiene más de cinco a ocho años.

«Ésta es una situación inaceptable que debe abordarse con urgencia. No se pueden tomar decisiones informadas sobre la inversión científica sin datos fiables y oportunos.

En sus comentarios finales, Mouton señaló que los resultados presentados en la Masterclass solo constituyen el trabajo de los primeros tres meses de un estudio más amplio que continuará hasta finales de 2024.

En el resto del estudio, el equipo rastreará sistemáticamente el flujo de financiación científica a los 17 países del SGCI en África mediante el análisis de los principales financiadores del mundo. El objetivo es lograr una comprensión más profunda de quién financia la ciencia y en qué campos en los países africanos y quiénes son los beneficiarios de esta financiación.

Publicado en el sitio web www.universityworldnews.com


kiico