Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

La industria de la escritura académica de Kenia amenaza cuando los estudiantes optan por la IA

La industria de la escritura académica de Kenia amenaza cuando los estudiantes optan por la IA

Se dice que los estudiantes adoptaron rápidamente la IA para terminar los cursos y otras actividades. [iStockphoto

The booming but contentious academic writing market is experiencing stiff competition from AI technologies, and freelancers are reporting a drop in earnings and work opportunities.

Only four months after its launch, the AI has proven to be a worthy competitor and is now a major source of destabilisation.

Late last year, a company named OpenAI developed ChatGPT, an AI-powered chatbot technology that swiftly surpassed 100 million users.

The tool has been hailed for its capacity to convincingly replicate human connection. It can also do jobs in the same way that a human would, if not better.

Microsoft included the technique into its Bing search engine, as well as Neeva and DuckDuckGo. With the correct instructions and prompts, a student may utilise it to write a quality essay that not only passes a plagiarism test but also has a human touch to it.

Students are said to have quickly adopted the technology in order to finish coursework and other activities. The technology has mostly been welcomed, but it has also been met with some scepticism.

Currently, ChatGPT is effectively prohibited by the governments and ruling parties of seven countries. Russia, China, North Korea, Cuba, Iran, Syria, and Italy are among those on the list.

What is Artificial Intelligence?

AI refers to the technology of feeding data to a computer programme designed to learn and recognise patterns in the data given.

AI theory has existed since the late 1950s, but computer power and technique have only lately improved to the point where they can be used on a large scale.

ChatGPT is unquestionably one of the most significant advances in the field of artificial intelligence. Some students at local universities in Kenya have testified to using Chat GPT to generate their assignments.

In January 2023, the online learning platform Study polled over 1,000 American students and more than 100 educators. More than 89 per cent of students claimed they have utilised ChatGPT for homework assistance.

Nearly half of those polled admitted to using ChatGPT for an at-home test or quiz, 53% for writing an essay, and 22% for outlining one.

READ  Golpe de estado en Guinea: Atole pide a la Unión Africana que presione para que el derrocado presidente Conde sea reinstalado
A woman asking an AI chatbot pre-typed questions while the Artificial Intelligence website answers. [iStockphoto]

Los efectos en cascada han reducido en gran medida la cantidad de asignaciones para las que los trabajadores autónomos pueden solicitar o calificar.

Confíe en los autónomos

Durante la última década, los estudiantes y académicos de países desarrollados como Europa y los Estados Unidos han dependido en gran medida de los trabajadores independientes de Kenia para completar el trabajo escolar que va desde ensayos simples hasta la traducción y transcripción de tareas más grandes, como tesis doctorales.

Hasta ahora, la industria se ha limitado a cualquier interrupción de sus operaciones, con la excepción de la pandemia de Covid.

Según entrevistas con docenas de trabajadores independientes en Kenia, la tecnología de inteligencia artificial ha cambiado la forma en que se hacen las cosas en el campo de la escritura académica.

Mary, una escritora académica con sede en Nakuru, dijo que algunos de sus clientes habituales ahora optan por la asistencia de máquinas y los contratan para depurar el producto final.

Previamente, investigué, escribí el borrador, lo edité y produje una versión final y pulida, a un costo de 500-700 Ksh dependiendo de la duración de la tarea.

“Sin embargo, algunos clientes ahora nos envían contenido generado por IA para que lo editemos”, dijo Mary.

Agrega que solo la edición le genera alrededor de 300 chelines.

Lawrence Osoro, de 30 años, que administra varias cuentas de escritura en línea que conectan a los trabajadores independientes con los clientes, dijo que el volumen de asignaciones entrantes ha disminuido, pero el proceso no.

«No ha dejado de funcionar», dijo, «pero si hablas con los trabajadores independientes, te dirán que la cantidad de trabajos que se ofrecen ha disminuido».

Osoro también dijo que su trabajo se ha vuelto más fácil desde el descubrimiento de ChatGPT. Dijo que le permite a la IA hacer un duplicado de la tarea en cuestión antes de editarla y llenar los espacios que la IA podría haber pasado por alto.

READ  Capacitación sobre acceso a mercados de capital para ciudades africanas y gobiernos subnacionales

«Estaba hablando con uno de mis antiguos clientes y me dijo que uno de los artículos que se suponía que debía contactarme para completar ya se había creado en ChatGPT», dijo.

Osoro es un licenciado en derecho que nunca ha ejercido antes; En cambio, adquirió un interés en la escritura académica cuando era estudiante de segundo año.

Después de trabajar como redactor por contrato durante tres años, decidió invertir Sh40,000 en una cuenta de redacción académica en 2019. Ahora ofrece tareas de redacción y contrata a redactores adicionales para realizar tareas por una parte del precio total.

Los escritores académicos informaron una caída significativa en las ganancias ya que los estudiantes ahora eligen herramientas de inteligencia artificial. [iStockphoto]

Por ejemplo, Osoro dice que si un cliente lo llama y le pide que termine un artículo de 500 palabras, le cobrará $1,000. Contrataría a otro empleado para que hiciera el trabajo por 400 chelines si obtuviera el contrato.

Esto resultó en un gran aumento en sus ganancias mensuales de Sh60,000 a casi Sh100,000.

“Ahora tengo tres de esas cuentas, y todas tienen una calificación de cinco estrellas, lo que significa que aquellos a los que se atiende están contentos con el servicio, y la calificación también me ayuda a conseguir más clientes”, dijo.

Si bien hay un cambio definitivo, Osoro se mantiene optimista sobre la industria y dice que la IA solo simplificará en lugar de eliminar su trabajo.

Dice que los escritos generados por máquinas también requerirán edición.

Osoro continuó: «He estado usando IA desde que me enteré en febrero. Por supuesto, no puedes dejar que la máquina haga todo el trabajo por ti, pero es útil para simplificar».

Laura Tich, especialista en ciberseguridad y creadora de SheHacks Kenya, cree que a medida que avanza la tecnología de IA, las organizaciones podrán reducir la escritura generada por IA.

Se ha trabajado más

Tich cree que, en lugar de hacer que los autónomos sean poco a poco, la IA les permitirá cubrir más trabajo y centrarse en la innovación.

READ  Las ingenieras de Kenia lanzan bioemulsiones asequibles para empoderar a los agricultores: "Tarifa de instalación de Kshs 3,000"

«Las máquinas deben verse como herramientas que nos ayudan a vivir nuestras vidas, no como sustitutos», dijo Tesch.

En Occidente, el sector de la escritura académica es visto con recelo y se le ha llamado fraude de contratos o fábricas de ensayos, mientras que en Kenia se lo ve como una fuente de ingresos para miles de hogares.

Según una encuesta de 2018 a 50 000 estudiantes de todo el mundo, el 15,7 % admitió haber hecho trampa desde 2014, frente a un promedio del 3,5 % en los últimos 40 años.

El empleo está dominado por graduados universitarios que están desempleados o han dejado sus trabajos para dedicarse a la escritura.

De 50.000 estudiantes en todo el mundo, el 15,7 % ha admitido haber hecho trampa desde 2014. [iStockphoto]

Los gobiernos extranjeros, incluidos Australia, el Reino Unido y los Estados Unidos, han expresado anteriormente su preocupación por el sector de la escritura académica, por temor a que reduzca la calidad de los graduados.

Esto ha provocado la supresión de algunos de los sitios web que prestan estos servicios; Sin embargo, los freelancers contactados indicaron que esto tuvo poco impacto en sus empresas.

maneras de cambiar

Las universidades han tratado de adaptar la forma en que evalúan a los estudiantes en respuesta al riesgo.

Cada vez más, los estudiantes deben presentar su trabajo oralmente ante un grupo de coloquio o responder preguntas de los profesores.

A veces se les pide a los estudiantes que envíen notas de estudio, borradores preliminares y trabajos en curso. Sin embargo, las empresas de artículos así lo han pensado. Por un cargo adicional, también se encuentran disponibles notas y giros.

El Ministerio de Tecnología de la Información y las Comunicaciones de Kenia estima que alrededor de 500.000 jóvenes en Kenia trabajan en el espacio en línea. Sin embargo, no hay un desglose de quién hace la escritura académica.

Además, la industria de la escritura en línea no está regulada en Kenia y otros países. Los planes de integración empresarial y de recaudación de impuestos de los autónomos aún no se han puesto en marcha.