Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

España siempre se corta el cuello en arenas movedizas

Ángel Fernández, en un partido ante Hungría en el Mundial. Khaled Al-Feki /.

La biografía de Ángel Fernández, máximo goleador de España en este Mundial de Egipto con 28 goles, contiene detalles extraordinarios en comparación con el resto de miembros del vestuario. El cántabro de 32 años que fue obligado por su hermana mayor con 11 años en su ciudad natal, Astillero, a diez kilómetros de Santander, a dejar el fútbol para dedicarse al balonmano, fue antes de ser un jugador internacional en estilo minoritario en la playa. en lugar de la pista. No había rastro de él en las clases bajas de la selección. Mientras sus otros compañeros se golpeaban la cabeza poco a poco, él lo hizo de repente con los mayores. “No llegó temprano ni tarde, sino a tiempo. Con esfuerzo estaba completando las etapas”, abandonó el extremo izquierdo al otro lado del teléfono.

Hasta los 28 años no jugó su primer gran torneo, el Mundial de Francia, pero desde entonces nadie ha podido borrarlo de la lista, y todas las miradas estarán puestas en jugadores como él en la espinosa transición. que espera a los hispanos cuando la vieja guardia abandone el equipo después de los partidos. “La responsabilidad me atrae. Si vienes a la selección y no te gusta la responsabilidad, estás haciendo algo mal. Advierte que los que nos quedan tendremos que llevar el palo de una generación que no repite”.

Los competidores saben que tenemos un poder colectivo que nos distingue.

Eso vendrá en unos meses. Ahora, inmediata es Noruega en cuartos de final (20.30, Teledeporte), el estrecho paso del torneo. Llegamos con buenas sensaciones. Como buenos españoles, nos gusta lidiar con nosotros mismos en estos escenarios atípicos e incluso difíciles. Sabemos meter el cuello en las arenas movedizas. Tenemos un poder colectivo que nos hace diferentes, y eso es conocido por otros, hablo de ello con los extraterrestres de mi equipo. [el Kielce polaco] Y me lo dicen ”, dice Ángel Fernández.

READ  El tamaño del mercado de excavadoras en México se estimará en $ 573.21 millones y alcanzará 6,874 unidades para 2027

Después de comenzar con un cambio de pie (un empate con Brasil) y con poca preparación en todo 2020, el equipo ha hecho un progreso digno y ahora se enfrentará a otra plata mundial liderada por uno de los grandes referentes del deporte, Sander Sagossen. campeón de los campeones hace un mes con Kiel ante el Barcelona y segundo goleador de la cita egipcia con un marcador de 50 goles. Y si salta de esa valla, el oro actual, Dinamarca, que debe derrotar al anfitrión primero, probablemente lo esté esperando.

“La responsabilidad me atrae, tomaremos el testigo”, dijo sobre el futuro del equipo tras los partidos

El Mundial llegó en un momento difícil, con un calendario inquietante, antes de los Juegos Olímpicos de hace dos meses (España ya tiene la entrada), seis meses antes de los Juegos, sin público a última hora por la presión de los jugadores, con tres equipos retirándose a casos de Covid y una tercera ola de medio planeta en peligro. Algunos, especialmente los alemanes, dimitieron y otros se lo tomaron en serio. “Nunca lo había pensado. Es un sueño y me permite irme todo este año en Polonia, donde me muevo en polaco, con polacos y en un circuito muy cerrado. Venir me da aire fresco”.

El sentimiento de soledad está a la vuelta de la esquina

Goal, es su mejor torneo con la selección. Diez en Túnez, seis para Alemania, cinco para Polonia, cuatro para Brasil y tres para Hungría, con 78% de eficacia. En un conjunto coral así, nadie puntuó más que él, y siempre está atento a los sobornos. Sin embargo, en ataques constantes, la vida de los laterales en sus esquinas puede ser frustrante mientras esperan el balón. “Somos diferentes. Puede que te sientas un poco solo porque no participas mucho en las jugadas grupales. El resto de la situación es en contacto constante con el balón y pasamos 15 minutos sin tocarlo. A veces tenemos dos o tres en cada partido y sabes que hay que meterlos ”, explica Ángel Fernández., quien, como la mayoría de su edad y posición, era una referencia a Juan García, el máximo goleador de la historia de los españoles (822)). . Para él, con 223 goles, esos números todavía están muy por detrás. En la arena de la playa, su verdad diferencial sumó 66 más.

READ  ¿El renacimiento de la NFL Europa?

Este cántabro se define a sí mismo como inconformista por sus aspiraciones en el deporte, y al mismo tiempo un hombre disciplinado. “Creo que esa es mi mayor virtud. El entrenador siempre está por encima de los jugadores. Cuando era joven me lo tomaba muy en serio, pero ahora escucha, ve y calla”.

En aquellos primeros días, fue uno de los últimos jugadores que participó en el Osopal de la histórica Tica de Santander antes de su desaparición, un encierro que le obligó a retirarse y largarse en Torrelavega, por tres clases. Allí pasó a los 100 puntos por temporada hasta que Logroño lo capturó, su último salto élite. En 2018, seis meses después de una de sus peores experiencias, donde se lesionó en el estreno del Campeonato de Europa que puso a España por delante, Talant Dujeshibiev lo reclutó en Kielce. Fue uno de los pocos jugadores de la selección que aún pertenecía a la Liga española. Pero esa etapa en Polonia terminará este verano. “Es hora de mover la pestaña”, concluye, sin dar más explicaciones. Antes, sí, Noruega.