Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

El espíritu festivo sefardí tiene ecos del pasado en Izmir, Turquía

El evento, que cuenta con una de las comunidades más antiguas de la sociedad multicultural de Turquía, arroja luz sobre el amplio espectro de la herencia judía sefardí a través de exposiciones, visitas a la sinagoga y conciertos en Izmir.

El Festival Internacional de Cultura Sefardí de Izmir se abre con canciones sefardíes y una exposición que muestra la historia centenaria de la comunidad judía sefardí en la provincia del Egeo.

Celebrado anualmente desde 2018, el festival incluye visitas a los templos y proyecciones de películas complementadas con una amplia gama de actividades culturales, incluidos conciertos de música sefardí y comidas basadas en la cocina tradicional, en la histórica región de Kemeralti entre el 18 y el 27 de diciembre.

El director del festival, Nassim Benkoya, dijo Mundo TRT El festival tiene como objetivo promover la cultura judía sefardí y proporcionar comunicación intercultural entre personas de diferentes culturas.

La acción tiene lugar en sinagogas de unos 400 años de antigüedad en la calle Havra en la provincia de Izmir. (Festival Internacional de Cultura Sefardí de Izmir)

La calle tiene una memoria a largo plazo.

Se han organizado eventos en las sinagogas de la calle Havra, a saber, la portuguesa, Etz Heim, Signora Gephrit y Hevra, que datan de hace unos 400 años y dan la bienvenida a los visitantes a viajar en el tiempo.

Benkoya dice que la proximidad de la calle Havra al puerto de Izmir y su ubicación en medio del antiguo barrio judío le da a esta calle un carácter judío y multicultural gracias a la mezcla de judíos y no judíos.

El festival reúne a expertos de la cultura sefardí y participantes de España, Rumania, Alemania y Estados Unidos, brindando a los visitantes una experiencia única para experimentar una emocionante mezcla de literatura, música y gastronomía. A través de estos encuentros, los amantes de la cultura pueden ver las huellas de los judíos sefardíes, tanto históricas como sociales.

“Encontrarse con una cultura desconocida hace que la audiencia viva una experiencia muy emotiva”, dice Pincoya.

Explica Erol Amadu, vicepresidente de la Fundación de la Comunidad Judía de Izmir Mundo TRT Que «este evento destaca el componente cultural de los judíos sefardíes más que [the] uno religioso. La ceremonia de encendido de velas, que se llevará a cabo con motivo de Hanukkah, tiene como objetivo reunir a representantes de tantos grupos culturales como sea posible en Izmir y transmitir el mensaje de convivencia y multiculturalismo a Izmir, Turquía y el mundo.

La fiesta hizo resonar las melodías de la música sefardí en los oídos de los presentes en la centenaria sinagoga.

La fiesta hizo resonar las melodías de la música sefardí en los oídos de los presentes en la centenaria sinagoga. (Festival Internacional de Cultura Sefardí de Izmir)

Cálida bienvenida

La historia de los judíos sefardíes se caracterizó por el dolor y la tristeza, pues esta distinguida comunidad apareció en la entonces tierra otomana tras un trágico decreto llamado Decreto de la Alhambra.

Después de que los Reyes Católicos de España, Fernando e Isabel, emitieran un edicto en 1492 obligando a los judíos que residían en su reino a convertirse al cristianismo o abandonar el país, miles no tuvieron más remedio que huir de la Inquisición y sus hogares en la Península Ibérica, y por invitación de Sultan Bayezid II, descubrió que muchos tenían un refugio seguro en las tierras otomanas de Estambul, Izmir, Edirne y los Balcanes.

Como comunidad inmigrante, los sefardíes no podían llevar ningún artículo tangible a través del Mediterráneo, por lo que fueron los valiosos intangibles, como su idioma, conocimiento profesional, religión y cocina, lo que trajeron consigo.

Un legado arraigado que trasciende la niñez y el músico Dario Moreno

El ladino, lengua hispanojudía, es un ejemplo vivo de cómo una comunidad ancestral puede preservar su lengua centenaria, construir su identidad y revivir su memoria a partir de ella. Según Ethnologue, una base de datos de idiomas, solo 8.000 residentes de Turquía hablan este idioma en peligro de extinción.

Al incorporar diferentes idiomas, incluidos el español y el árabe, el ladino revela mucho sobre la política de pluralismo otomano y contiene muchos préstamos turcos como «kuti» derivado de «kutu» (cuadrado) y «furca» que se origina en «firca» (cepillo). El préstamo de términos fue un proceso recíproco ya que la lengua turca contiene palabras derivadas del ladino, como «boyoz», que proviene de bollos (un pastel relacionado con Izmir).

Sin embargo, esta lengua al borde de la extinción resuena en los oídos de los oyentes gracias a la música turca sefardí, una tradición distintiva que existe en varias formas. Janet, Jacques Isem, Los Bacharos Sepharadis e Izzet Bana son algunos de los músicos folclóricos activos en ladino que mantienen viva la lengua antigua y las historias y las transmiten a las siguientes generaciones.

Los músicos judíos sefardíes no solo trajeron su herencia de España al Imperio Otomano, sino que también contribuyeron significativamente a la música clásica turca. El director del festival, Benkoya Isaac Algazi, considera a Hoca Santo, Avram Arias y Hayim Alazraki «algunos de los músicos más célebres de la música clásica turca».

Hay una calle en la provincia de Izmir que lleva el nombre del compositor y actor Dario Moreno.

Hay una calle en la provincia de Izmir que lleva el nombre del compositor y actor Dario Moreno. Seguir Favorito

Sabores centenarios

El festival también ofrece a los participantes una muestra de la cocina tradicional judía sefardí, ofreciendo una deliciosa selección de platos, desde fritadas y fungo hasta mogado, shawarbs y ogledris. Los asistentes pueden disfrutar de este delicioso viaje, uno que, según Bencoya, brinda una experiencia sensorial además de conocimiento.

La cocina tradicional sefardí puesta en el marco de la fiesta trajo el aroma de los alimentos transmitidos de los antepasados ​​a los hijos.

La cocina tradicional sefardí puesta en el marco de la fiesta trajo el aroma de los alimentos transmitidos de los antepasados ​​a los hijos. (Festival Internacional de Cultura Sefardí de Izmir)

Lazos sólidos

Si bien el festival es solo un evento que muestra la historia y la cultura de los judíos turcos, el país tiene una larga tradición de ser el hogar de una comunidad judía vibrante. Aunque los números varían, el tamaño de la población actual de la comunidad se estima en alrededor de 16.000, con aproximadamente el 90 por ciento de los judíos en Turquía siendo sefardíes y el resto, en su mayoría Ashkenazi. La gran mayoría de la población se encuentra en Estambul, mientras que unos 1.200 viven en Izmir y unos pocos viven en las provincias de Ankara, Bursa y Antakya.

Los judíos turcos, como ciudadanos de Turquía con los mismos derechos que los no judíos, contribuyen al desarrollo del país en muchos campos, desde la ciencia y la cultura hasta las finanzas, y practican libremente su religión.

dice Mindy Chitrick, presidenta de la Alianza de Rabinos en los Países Musulmanes, con sede en Estambul Mundo TRT que «la comunidad judía, organizada bajo la supervisión del Gran Rabino de Turquía, tiene sinagogas, escuelas, cementerios, puede realizar circuncisiones y los estudiantes pueden recibir lecciones religiosas e históricas apropiadas».

«Los judíos sefardíes y asquenazíes en Turquía son completamente libres de celebrar su religión. Nunca han experimentado ninguna presión o participación por parte del gobierno».

Fuente: TRT Mundo

READ  Estos son algunos de los eventos que suceden en Garland este mes