Revista El Color del Dinero

Bienvenidos a Spain News Today.

Efectos del cambio climático, la sequía ha dejado a muchos en necesidad de alimentos de socorro

Un niño camina por un campo sembrado de cadáveres en Igara, condado de Garissa. [Denish Ochieng, Standard]

Los efectos del cambio climático marcados por inundaciones y sequías continuaron sintiéndose este año incluso cuando África fue anfitriona de la 27ª sesión de las negociaciones climáticas.

La Conferencia de las Partes (COP27) tuvo lugar en Egipto en un momento en que Kenia, entre otros países africanos, estaba experimentando una sequía que condujo a una crisis alimentaria.

En febrero de este año, la evaluación anual de lluvias cortas del Grupo Directivo de Seguridad Alimentaria de Kenia informó que había alrededor de 3,1 millones de personas luchando contra el hambre en todo el país, un aumento del 48 por ciento desde agosto de 2021.

Las cifras han aumentado desde entonces y afectan a unos 4,35 millones de personas que necesitan asistencia humanitaria.

Los expertos atribuyen las crisis de inseguridad alimentaria de 2022 a malas cosechas por debajo del promedio tanto en las regiones áridas y semiáridas como en los graneros.

Según lo informado por la Autoridad Nacional de Gestión de Sequías, la producción de cultivos se vio significativamente afectada debido a la aparición tardía, la mala distribución y las precipitaciones por debajo del promedio entre octubre y diciembre, lo que resultó en cosechas promedio más bajas.

Se esperaba que la producción de maíz para la larga temporada de lluvias de 2022 en Kenia fuera un 15-20 por ciento más baja que el promedio de cinco años para el mismo período.

Se espera que la producción de maíz en las comunidades agrícolas marginales alcance los 4,92 millones de sacos de 90 kg, frente a los 6,97 millones de sacos.

El informe de la NDMA señala: «Esto representa una disminución del 42 por ciento atribuible a la reducción de la superficie terrestre y la disminución de las precipitaciones, que se distribuyeron de manera deficiente en el tiempo y el espacio, lo que resultó en importantes pérdidas de cosechas».

READ  Florida reportó un número récord de nuevos casos de Covid-19 esta semana

Según KFSSG, los rendimientos de maíz en las regiones agrícolas marginales son del 45 al 50 por ciento del promedio nacional de cinco años, mientras que en las regiones del oeste y del valle del Rift, la producción de maíz es del 10 al 15 por ciento por debajo del rango promedio largo.

Marchito en una etapa crítica

La disminución se atribuye al inicio de lluvias prolongadas y sequías durante las fases críticas de crecimiento que redujeron la producción en la mayoría de las provincias.

La producción de cultivos de leguminosas como el gramo verde y los guisantes disminuyó entre un 75 y un 85 por ciento y los frijoles un 30 por ciento en comparación con el promedio a largo plazo.

Los informes indican que algunos agricultores de las regiones áridas y semiáridas no sembraron, y para aquellos que lo hicieron, una parte notable de los cultivos se marchitó en la etapa crítica.

El impacto de la sequía ha aumentado el número de personas que necesitan asistencia humanitaria a 4,35 millones. Se siguen notificando riesgos de desnutrición aguda en las provincias áridas y semiáridas donde los niños y las mujeres embarazadas y lactantes sufren de desnutrición.

Para julio de este año, se estimó que la cantidad de personas que necesitaban asistencia humanitaria urgente había alcanzado los 3,5 millones en comparación con los 3,1 millones en febrero de 2022, lo que representa un aumento del 22,6 por ciento durante el período de cinco meses.

La Autoridad Nacional de Gestión y Sequía indicó que el aumento en el número de afectados fue un reflejo del deterioro de la situación de seguridad alimentaria por el mal desempeño de las lluvias sucesivas.

READ  Solo ordena a la policía volver a entrenar

En noviembre, la sequía había afectado negativamente a 20 de las 23 provincias áridas y semiáridas. Aunque se reportaron lluvias en varios condados, las lluvias no cambiaron la situación actual en los condados afectados con la excepción del condado de Laikipia que registró una mejora.

Durante el mismo mes, la salud de los niños se deterioró en 13 provincias. Entre ellos había niños de Tharaka-Nithi, Wajir, Kwale, Samburu, Garissa, Kwale Laikipia, Makweni, Garissa, Baringo, Isiolo, Turkana, Taita Taveta y Lamu.

Si bien la agricultura es la columna vertebral de la economía africana, se espera que la crisis de la sequía afecte a este sector en los próximos años.

Los países africanos dependen en gran medida de la agricultura de secano y tienen una capacidad limitada para adaptarse al cambio climático a pesar de estar clasificados entre los países más propensos a los desastres.

Entre 2000 y 2009, la Sociedad de la Cruz Roja de Kenia estima que 94.526 kenianos de cada millón se vieron afectados por desastres naturales. Más del 70 por ciento de estas condiciones climáticas extremas han resultado.

Enfrentando la crisis alimentaria

Los cambios en la frecuencia y severidad del desastre fueron notables. Antes de 2005, las sequías ocurrían cada 10 años. Sin embargo, desde 2005, se han producido sequías cada 3 a 5 años”.

El Centro Humanitario Internacional de la Sociedad de la Cruz Roja de Kenia lanzó este mes una guía de acción de alerta temprana para que los usuarios del clima adquieran un conocimiento básico de los conceptos meteorológicos y climáticos. La guía ayuda a mejorar la comprensión de los sistemas de alerta temprana disponibles.

Las proyecciones del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) indican que los escenarios de calentamiento afectarán la producción de cultivos y la seguridad alimentaria.

READ  Kenia espera más comercio regional después de un acuerdo con dos bloques

En todo el continente, el número de personas afectadas por el hambre ha aumentado drásticamente en los últimos diez años según datos de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Las Naciones Unidas estiman que 120 millones de personas en todo el continente se enfrentan a una crisis alimentaria, un aumento del 45,6 por ciento en 2012.

Los escenarios que se han intensificado con el tiempo han visto a las delegaciones africanas en la COP27 trabajando para establecer el Fondo de Pérdidas y Daños. Se estima que África pierde entre Sh862 billones y Sh1.8 billones anualmente debido al cambio climático.

«África no tiene acceso a la financiación que necesita para adaptarse al cambio climático y cumplir con las contribuciones determinadas a nivel nacional. Para 2030, África necesitará entre 160 y 197 billones de chelines», dijo el presidente del Banco Africano de Desarrollo, Akinwumi Adesina.

Finalmente, la Conferencia Africana de las Partes condujo a una decisión histórica para establecer y operar un Fondo de Pérdidas y Daños para ayudar específicamente a los países más vulnerables a la crisis climática.

Se espera que el fondo vea a los países en desarrollo soportar las pérdidas causadas por sequías, inundaciones, aumento del nivel del mar y otros desastres atribuidos al cambio climático.

Otras negociaciones exitosas en la COP de este año incluyeron una promesa del Fondo de Adaptación de Sh28.3 mil millones por parte de varios países, gobiernos regionales y agencias de desarrollo. El fondo ayudará a las comunidades vulnerables de todo el mundo a adaptarse al cambio climático.